Condenan a Juana Rivas a pagar 1.912 euros a su expareja por los gastos ocasionados

Condenan a Juana Rivas a pagar 1.912 euros a su expareja por los gastos ocasionados

El juzgado considera justificados, entre otros, los gastos por el viaje de Carloforte a Granada el 23 de julio del año pasado y la estancia de Francesco Arcuri en esta ciudad

YENALIA HUERTAS / AGENCIASGranada

El Juzgado de Primera Instancia 3 de Granada ha determinado que Juana Rivas, la madre de Maracena acusada por presunta sustracción de menores y desobediencia judicial, debe abonar 1.912 euros a Francesco Arcuri, por los gastos de viaje que le ocasionó tras desaparecer con sus dos hijos menores.

Según consta en el auto, que estima parcialmente la la solicitud de liquidación presentada por el abogado del italiano, Enrique Zambrano, el juzgado considera justificados, entre otros, los gastos por el viaje de Carloforte a Granada el 23 de julio del año pasado y la estancia de la expareja de Juana Rivas en esta ciudad.

El auto al que ha tenido acceso IDEAL tiene fecha del 12 de febrero.

Un fallo «injusto»

"Me parece muy injusto, pero si su señoría lo ve conveniente, así haremos", ha manifestado en declaraciones a Efe tras conocer la decisión del órgano judicial, tras la vista oral celebrada el pasado 7 de febrero.

Rivas, que por la vía penal se enfrenta una petición de la Fiscalía de cinco años de cárcel por dos delitos de sustracción de menores debido al mes que permaneció en paradero desconocido junto a sus dos hijos para no entregarlos al padre, se muestra no obstante esperanzada en que "con la ley y poco a poco, va a salir todo bien".

"Hace falta tener paciencia, fuerza y pronto saldrá todo bien", ha incidido en alusión al procedimiento penal abierto por los citados delitos de sustracción de menores, aún pendiente de juicio.

En la vista judicial celebrada el pasado 7 de febrero para dirimir sobre la reclamación de daños planteada por su expareja, a la que asistió Juana Rivas, la Fiscalía y la representación legal de Arcuri consideraron que estaban "suficientemente acreditados" los cerca de 2.000 euros de gasto económico ocasionados al padre de sus hijos después de que éste tuviera que desplazarse hasta España ante la negativa de ella a devolverle a los menores.

El acuerdo del Juzgado de Primera Instancia 3 precisa que su reciente decisión no es firme y que contra ella cabe recurso de apelación ante la Audiencia de Granada.

Fotos

Vídeos