La contaminación llega a los rincones más recónditos de la Antártida

La contaminación llega a los rincones más recónditos de la Antártida
TIERRAS POLARES

Investigadores de Greenpeace atienden con temor y pena a este inesperado descubrimiento

IDEAL.ES

Por más que los niveles de contaminación sigan aumentando, muchos han querido pensar que ciertas zonas del planeta se mantendrían intactas. No es así. Un reciente estudio elaborado por los Greenpeace Research Laboratories en la Universidad de Exeter han probado que la polución por microplásticos y químicos tóxicos ha alcanzado rincones de la Antártida de forma insospechada.

La expedición de Greepeace tomó las muestras durante los primeros meses del año en mar y nieve y sus resultados han sido un jarro de agua fría. La detección de microplásticos prueba que se encuentran muy extendidos y que los químicos que los acompañan son, además de tóxicos y por tanto peligrosos, altamente persistentes.

Los científicos emplearon infrarrojos para detectar estos elementos en siete de las ocho muestras tomadas en agua de mar en alturas superficiales y próximas a la península antártica. La mayoría de microplásticos son fibras como poliéster, polipropileno o nylon. Incluso la nieve mostró contaminación, alguna incluso tras caer desde el cielo, por lo que los químicos habrían alcanzado la atmósfera.

La mayoría de sustancias tóxicas son muy recurrentes en procesos industriales y productos de consumo. Ahora el grupo de investigación intenta determinar si proceden de impactos locales o si proceden en cambio de lugares lejanos arrastrados por la corriente.

Fotos

Vídeos