El cerebro adulto sigue siendo plástico, incluso en la vejez

El cerebro adulto sigue siendo plástico, incluso en la vejez
AFP

Así lo explican investigadores de la Universidad de Granada

IDEAL.ES

Es evidente que un cerebro joven tiene más posibilidades de ser más activo que el de un anciano, pero no tiene por qué. En el nuevo capítulo de #aCienciaCerca de la Oficina de Gestión de la Comunicación de la Universidad de Granada y la Unidad de Cultura Científica explican cómo puede se puede conservar, entrenar y mejorar la plasticidad del cerebro.

Lo expone en un vídeo la investigadora María Jesús Maraver, del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada. La plasticidad es una de las propiedades más adaptativas del cerebro, la que consiste en la capacidad para cambiar su estructura y su función a lo largo de nuestras vidas. Aunque esta resulte más evidente en la niñez o la adolescencia, puede mantenerse en el cerebro adulto.

Este razonamiento se fundamenta en datos obtenidos por el Grupo de Investigación Memoria y Lenguaje de la UGR tras un proyecto de entrenamiento cognitivo durante el envejecimiento humano. Los cerebros de los voluntarios, de más de 60 años, eran evaluados antes y después de la actividad.

Los resultados dejan claro que los procesos cognitivos son igualmente modificables durante el envejecimiento a través del entrenamiento. Entre los factores que influyen en que se disponga de más o menos control influyen tanto la capacidad inicial como la motivación de la persona por ejercitar su cerebro.

Puedes ver el vídeo de #aCienciaCerca aquí:

Fotos

Vídeos