Un chico de 23 años denuncia al 112 por negarse dos veces a atenderle cuando sufría un infarto

Lugar donde el joven empezó a sentirse mal. /
Lugar donde el joven empezó a sentirse mal.

Primero llamó la conserje de su edificio y luego la mismísima Policía Nacional. En ambas ocasiones respondieron que no iban a mandar a nadie

IDEAL.ES

Daniel Caballero, un joven de 23 años, ha tomado la decisión de interponer una denuncia en los juzgados madrileños de Plaza de Castilla cuatro meses después de ser víctima de una supuesta negligencia cometida por el SUMMA. Según él, hasta en dos ocasiones el Servicio de Emergencias de la Comunidad de Madrid se negó a atenderle mientras sufría un episodio cardíaco. La intervención de la Policía fue fundamental para que lograra sobrevivir.

Tal y como recoge ‘ABC’, los hechos se remontan al pasado 18 de septiembre, entre las 12.45 y las 13.15 horas. El denunciante se disponía a tomar el metro en el barrio de Quintana cuando se encontró indispuesto.

Decidió volver a casa, pero no llegó a pasar del portal. En la entrada del edificio se desvaneció por un fuerte dolor en el pecho y el brazo. Tenía dificultad para respirar. La conserje llamó al 112 para solicitar ayuda, pero la respuesta fue que no iban a trasladar unidad móvil hasta el lugar. Recomendaron que se personara en el centro de salud más cercano. Su caso recuerda al vivido por el adolescente de 14 años que recibió otra negativa por los servicios de emergencia. Llamó a su madre incluso para despedirse: “Mamá me estoy muriendo. Te quiero”.

Dicha negativa se repitió minutos más tarde cuando una patrulla de la Policía Nacional solicitó al 112 una ambulancia para atender al joven. La respuesta fue la misma: no iban a mandar a nadie. Uno de los agentes acompañó a Daniel hasta su vivienda para que pudiera estar más tranquilo. Fue entonces cuando la patrulla decidió trasladarle en su vehículo hasta el Hospital Gregorio Marañón.

Fotos

Vídeos