La brutal paliza a una joven con autismo conmociona a las redes

La brutal paliza a una joven con autismo conmociona a las redes

En un primer momento pensó que Lyndsay había padecido un accidente de tráfico

IDEAL.ES

La joven escocesa de 20 años Lyndsay, que padece síndrome de Prader Willi, llegó a casa del colegio hace cuatro años con su rostro y partes del cuerpo llenas de moratones. Su madre pensaba que había sufrido un accidente de tráfico, pero pronto supo que su hija, autista, lo sufrió en el centro educativo para alumnos con necesidades especiales al que acudía. Lo denunció y ahora las autoridades, después de tanto tiempo, han desestimado la denuncia por “falta de pruebas admisibles”. Su madre sostiene que la joven fue retenida en el centro escolar.

Así lo hizo en declaraciones al tabloide británico ‘The Sun’. Lyndsay acudía al Bothwellpark High, en Motherwell. Allí se encuentra por la alteración genética que queda marcada por la obesidad con hipotonía e hipogenitalismo, acromicria, autismo y retraso mental.

Cuando vio a su hija llegar a casa marcada por los golpes, su madre decidió personarse en el centro para pedir explicaciones. Presentó la correspondiente denuncia ante las autoridades. Acusaba directamente a dos profesores, pero la Policía ha desmontado todo por la inexistencia de pruebas fiables.

Fotos

Vídeos