La famosa aerolínea quebrada que vende sus asientos y chocolatinas

La famosa aerolínea quebrada que vende sus asientos y chocolatinas

La aerolínea, declarada en quiebra, subasta miles de objetos. La venta de asientos, chocolatinas, copas o mantas ayudará a enjugar sus deudas

JUAN CARLOS BARRENA

Su flota, que llegó a superar el centenar de aviones, cambia sus colores y adopta los de otras aerolíneas de manera acelerada desde finales del pasado año. La compañía alemana Air Berlin, que hace una década llegó a convertirse en una seria competidora de Lufthansa, sigue los pasos de otras líneas aéreas como la española Spanair o la estadounidense Panam y entrará en el baúl de los recuerdos tras ser declarada insolvente a mediados del pasado mes de octubre. Pero no solo sus aviones están pasando a otras manos. Para obtener el máximo capital con el que satisfacer las demandas de los acreedores, los administradores de Air Berlin han decidido sacar a la venta todo aquello que pueda pagarse con dinero. Desde los asientos de la clase business a los conocidos corazones de chocolate de la marca Lindt con los que eran despedidos los pasajeros al abandonar las aeronaves de la compañía que vestía los colores blanco y rojo.

La empresa de subastas Dechow, con sede en la ciudad portuaria de Hamburgo, acaba de anunciar que ha recibido el encargo de liquidar mediante pujas a través de internet una gran parte del material móvil de Air Berlin para atender a los pasajeros durante los vuelos y que lleva el emblema de la compañía.

Entre otras cosas, apreciados objetos de culto, como los carritos metálicos con los que se servían las bebidas y refrigerios a bordo, que pueden convertirse en insólitos muebles-bar, o los cómodos y generosos asientos de la clase superior, que se ofertan por parejas y podrán lucir como originales sillones en la sala de algún aficionado a la aeronáutica o un nostálgico de la desaparecida compañía. La pareja de asientos de la clase business tendrá un precio de salida de 150 euros, mientras que un trío de plazas de la más económica se ofertará inicialmente por tan solo un centenar de euros.

Dechow tiene la orden de liquidar también las mantas de viaje de Air Berlin, la vajilla y cubertería de la clase superior y lotes de juguetes con los que se obsequiaba a los pequeños cuando subían a los aviones de la aerolínea fundada en 1978 y que desaparece sin cumplir los 40 años de vida. La subasta se celebrará el próximo día 15 de enero y para participar en la misma será necesario registrarse en la página web de la empresa de subastas. De esa manera se podrán adquirir también lotes de jabonería o neceseres con artículos de maquillaje y perfumería firmados por el conocido diseñador alemán de moda Wolfgang Joop. Pero también hasta una tonelada de los apreciados corazones de chocolate con envoltorio rojo de la prestigiosa marca Lindt. Chocolatinas que también se ofertan en internet a través de otros portales y que hasta hace poco se podían adquirir en algunos comercios outlet.

Un portavoz de la casa señaló que la subasta ha despertado gran seguimiento y que más de 5.000 interesados se han registrado para poder participar en la misma. Para los que no quieran esperar, el portal de subastas por internet Ebay oferta en su página alemana más de 1.400 artículos relacionados con la arruinada aerolínea, entre ellos curiosidades como el mapa de ruta oficial utilizado por los pilotos que realizaron el último vuelo el 15 de octubre entre Fort Meyers, en Florida, y la ciudad alemana de Düsseldorf, por 269 euros, un exclusivo traje de esquiador con el anagrama de la compañía (999 euros) o un despertador de viaje con el emblema de Air Berlin (195 euros).

Pero no todo el material excedente será liquidado. Cientos de uniformes nuevos para el personal de vuelo que iban a ser destruidos poco antes de estas navidades fueron donados a una organización humanitaria. Tras eliminar los emblemas corporativos, la mayoría de ellos han acabado en el centro de acogida de refugiados de la isla griega de Lesbos, según anunció la organización humanitaria SAO para la atención de mujeres en su sede de Zúrich.

Fotos

Vídeos