Un asteroide pasará este jueves a una décima parte de la distancia a la Luna

Este encuentro con TC4 está siendo utilizado por los 'cazadores' de asteroides de todo el mundo para probar su capacidad para operar como una red coordinada internacional de alerta de asteroide

Un pequeño asteroide, designado 2012 TC4, pasará este jueves, 12 de octubre, sin riesgo de colisión con la Tierra, a una distancia de aproximadamente 42.000 kilómetros.

Esta cifra es un poco más de una décima parte de la distancia a la Luna y justo por encima de la altura orbital de los satélites de comunicaciones. Este encuentro con TC4 está siendo utilizado por los 'cazadores' de asteroides de todo el mundo para probar su capacidad para operar como una red coordinada internacional de alerta de asteroides.

Se estima que 2012 TC4 tiene un tamaño entre 15 y 30 metros. Aunque los expertos en predicción de órbita dicen que el asteroide no plantea ningún riesgo de impacto con la Tierra, su aproximación cercana a la Tierra es una oportunidad para probar la capacidad de una creciente red de observación global para comunicar y coordinar sus observaciones ópticas y de radar en un escenario real.

Este asteroide fue descubierto por el Telescopio Panorámico y el Sistema de Respuesta Rápida (Pan-STARRS) en Hawai en 2012. Pan-STARRS realiza un estudio de objetos cerca de la Tierra financiado por el Programa de Observaciones NEO de la NASA, un elemento clave de la Oficina de Coordinación de la Defensa Planetaria de la NASA. Sin embargo, 2012 TC4 viajó fuera de la gama de telescopios de seguimiento de asteroides poco después de que fue descubierto.

Sobre la base de las observaciones que pudieron hacer en 2012, los seguidores de asteroides predijeron que debería volver a la vista en el otoño de 2017. Los observadores de la Agencia Espacial Europea y el Observatorio Europeo Austral fueron los primeros en recapturar 2012 TC4 a finales de julio 2017, usando uno de sus grandes telescopios de ocho metros de apertura. Desde entonces, observadores alrededor del mundo han estado rastreando el objeto mientras se aproxima a la Tierra y reportan sus observaciones a la NASA.

Esta "prueba" de lo que se ha convertido en un sistema global de alerta temprana de impacto de asteroides es un proyecto voluntario, concebido y organizado por observadores de asteroides financiados por la NASA y apoyado por la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria de la NASA (PDCO).

Según Michael Kelley, científico del programa y líder de PDCO de la NASA para la campaña de observación TC4, "los seguidores de asteroides están utilizando este sobrevuelo para probar la red mundial de detección y rastreo de asteroides, evaluando nuestra capacidad para trabajar juntos en respuesta a encontrar un potencial asteroide-amenaza de impacto".

Fotos

Vídeos