El insólito spa en mitad de la naturaleza

El insólito spa en mitad de la naturaleza

INÉS GALLASTEGUI

Durante décadas, Israel ha presumido de sus fértiles explotaciones agrícolas, pese a la aridez de dos tercios de su territorio, gracias a una férrea disciplina en el consumo y a su desarrollo tecnológico, a través de plantas desalinizadoras y de tratamiento. Pero, en una región especialmente sensible al cambio climático, cuatro años consecutivos sin apenas lluvia están haciendo estragos. El Mar de Galilea, al pie de los Altos del Golán, está en su nivel más bajo de la historia, y el Gobierno teme la reacción de los granjeros si vuelve a imponer cortes en el suministro. Pero no hay mal que por bien no venga y los señores de la foto están sacando partido de una de las pocas perforaciones que aún bombean agua del subsuelo para aliviar la sed de los cultivos. El pozo excavado en el valle de Hula, cerca del asentamiento de Shaal, ha creado piscinas de agua caliente en las que la población local disfruta de momentos de relax. Este spa en plena naturaleza es especialmente bienvenido en una región en tensión permanente que sus vecinos disputan a Israel desde hace medio siglo.

Fotos

Vídeos