Alertan del peligro de la varicela en adultos

Alertan del peligro de la varicela en adultos

Los síntomas que pueden resultar especialmente graves en las personas que tienen un sistema inmunitario débil

IDEAL.ES

La varicela es una enfermedad que contraen las personas que nunca se han vacunado o que nunca la han padecido. Además, es más común en los niños, porque suelen estar más expuestos a los virus. Aunque los síntomas son mucho más molestos en las personas adultas, lo cierto es que no es peligroso, pese al mito de que la varicela puede poner en riesgo la vida de las personas mayores.

Los síntomas que suelen aparecer son sarpullidos, picor, debilidad y fiebre. Unos síntomas que pueden resultar especialmente graves en las personas que tienen un sistema inmunitario débil, que además pueden sufrir deshidratación, neumonía, problemas de sangrado, infección o inflamación cerebral, así como infecciones bacterianas de la piel o de los tejidos blandos, entre otras enfermedades.

Se trata de una enfermedad que se contagia muy fácilmente, tocando líquidos de una ampolla, o si la persona que lo padece tose o estornuda cerca de otra persona. Normalmente, los síntomas se manifiestan durante 10 días. Unos síntomas que pueden aliviarse mediante la ingesta de antivirales, aunque lo habitual es que los niños no sean tratados con estos fármacos.

En cuanto a la relación que muchas personas hacen de la varicela con el herpes zoster, lo cierto es que, cuando padecemos la enfermedad, el virus se queda integrado en células de los ganglios nerviosos de la médula espinal. Con el tiempo, el virus puede reactivarse a través de una erupción cutánea conocida como “culebrilla”.

Los expertos afirman que los principales enfermos potenciales son los niños menores de 10 años y que, aunque suele ser una patología leve, en ocasiones pueden surgir complicaciones. Además, añaden que no es probable que los niños cuyas madres hayan tenido varicela o hayan recibido la vacuna la contraigan antes de cumplir el año de vida.

Las mujeres embarazadas, sin embargo, pueden transmitir el virus a los fetos en el caso de que ellas mismas contraigan la enfermedad durante el embarazo, poniendo en grave riesgo la salud del feto.

Fotos

Vídeos