¿Cómo te afectó lo que comió tu madre durante el embarazo?

Un estudio revela que lo que ingiere una mujer cuando espera un bebé es clave en un gen que influye en el sistema inmunitario y en el riesgo de cáncer para el niño.

IDEAL.ES

El jamón serrano, la cafeína o el alcohol son solo algunas de las 'prohibiciones' que toda embarazada debe conocer para cuidar lo máximo posible a su feto. En estado, la mujer debe cuidarse de tomar alimentos ricos en azúcares y pobres en nutrientes y apostar por hábitos saludables en su lugar. Para arrojar más claridad sobre la dieta de las embarazadas se ha elaborado un nuevo estudio en colaboración entre el Medical Research Council Unit de Gambia, el Grupo Internacional de Nutrición de la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical (Reino Unido) y un equipo de científicos del Baylor College of Medicine en Houston, Texas (EE.UU.).

La principal conclusión de este trabajo de investigación, publicado en la revista Genome Biology, es que lo que come una mujer cuando espera un bebé es clave en un gen que influye en el sistema inmunitario y en el riesgo de cáncer para el niño. Añaden que apenas unas leves diferencias en nuestro ADN pueden afectar a nuestro riesgo de desarrollar ciertas enfermedades por lo que el ADN del bebé puede verse modificado por la dieta que lleve una mujer durante el embarazo, no solo antes de este, como ya habían demostrado estudios anteriores.

Para llegar a esta afirmación, los investigadores localizaron un gen llamado VTRNA2-1 (que afecta a cómo el cuerpo responde ante las infecciones virales) que es particularmente sensible a estos cambios en la dieta. A continuación estudiaron las modificaciones epigenéticas más frecuentemente estudiadas mediante marcas químicas (metilación) en 120 mujeres embarazadas que concibieron en Gambia tanto en temporada de lluvias como en estaciones secas (lo que influye en los alimentos cultivados por esta población) y midieron las concentraciones de nutrientes en la sangre.

Matt Silver, coautor del estudio, explica así su hallazgo: "Nuestros resultados muestran que las marcas de metilación que regulan cómo se expresa VTRNA2-1 se ven influenciadas por la temporada en la que son concebidos los bebés. La nutrición materna es el conductor más probable”. No en vano, este estudio es el primero que evidencia que la dieta de una madre antes del embarazo puede afectar al riesgo de la enfermedad de su hijo por la reescritura de una pequeña porción de su epigenoma.

Por su parte, Andrew Prentice, otro de los investigadores, revela que "este gen juega un papel clave en el control de la respuesta a las infecciones virales y ofreciendo protección contra ciertos tipos de cáncer, las implicaciones potenciales son enormes" y avisa que su "próximo paso es seguir a los niños de Gambia para probar exactamente cómo las diferencias en el gen epigenético VTRNA2-1 afectan a la expresión génica y la salud de toda la vida”.

Fotos

Vídeos