La UE podría abolir el cambio de hora

La UE podría abolir el cambio de hora

Finlandia afirma que esta práctica perjudica a la salud y sus beneficios son mínimos

R. I. GRANADA

El cambio semestral de los relojes al que obliga la legislación comunitaria -una hora más en primavera, una hora menos en otoño- pretende maximizar las horas de luz natural y ahorrar energía. La próxima cita está fijada para el 25 de marzo: cuando sean las dos de la madrugada, las agujas se avanzarán hasta las tres. Pero cada vez son más las voces que piden poner fin a esta práctica. Alegan que los beneficios del cambio de hora son insignificantes, mientras que el impacto en la salud puede ser grave. El Gobierno finlandés ha pedido oficialmente este viernes la abolición de la directiva de la UE sobre la hora de verano. Y la Eurocámara lo debatirá en su pleno el próximo 8 de febrero.

"El Gobierno ha decidido proponer la abolición del horario de verano", ha anunciado la ministra finlandesa de Transportes, Anne Berner, en su cuenta de Twitter. "Nuestro objetivo es abandonar el cambio de hora de forma uniforme en toda la UE. Los Estados miembros deben acordar conjuntamente si adoptan de forma permanente el horario de invierno o el horario de verano", ha agregado.

Cambiar los relojes provoca transtornos en el sueño a corto plazo, un peor rendimiento laboral y escolar y problemas de salud, según las autoridades finlandesas. Y en Helsinki apenas genera beneficios ya que en invierno hay menos de seis horas de luz solar y en verano casi 19 horas. Una iniciativa ciudadana para acabar con el horario de verano ha recogido en los últimos meses más de 70.000 firmas, lo que obliga al Gobierno finlandés a actuar. El problema es que no puede hacerlo unilateralmente sino que necesita reformar la legislación de la UE.

Finlandia ya planteó informalmente su petición al resto de socios durante el Consejo de Transportes del pasado 5 de diciembre. Ahora reclama a Bruselas que acelere el nuevo estudio que está realizando sobre el impacto del cambio de hora en todos los sectores económicos, y que en principio debía haber publicado en 2017. Pero la Comisión no parece tener mucha prisa. "Es un tema muy complejo y estamos analizando todas las pruebas disponibles", ha dicho este viernes el portavoz, Enrico Brivio. No hay ningún plazo para presentar las conclusiones.

Fotos

Vídeos