Ideal

Acude al dentista por una infección y acaba con un ojo extirpado

Acude al dentista por una infección y acaba con un ojo extirpado
  • Una vez en la consulta, los profesionales se dieron cuenta de que no se trataba de un simple absceso, sino de algo mucho más grave

Lo que parecía una simple visita al dentista por una infección, acabó convirtiéndose en una auténtica pesadilla para Ceri Jones, una joven británica de 22 años, a la que le han acabado extirpando un ojo.

Todo empezó cuando la joven decidió ir al dentista porque sentía dolor en la boca y creía tener una infección. Una vez allí, los profesionales se dieron cuenta de que no se trataba de un simple absceso, sino de algo mucho más grave. Al parecer, Ceri tenía un carcinoma adenoide quístico, un tumor de las glándulas salivales.

Tras el diagnóstico, la joven se sometió a una intervención para reemplazar su mandíbula superior izquierda por otra de titanio, así como los huesos del mismo lado. Además, tuvieron que extirparle el ojo. Tras la operación, Ceri se trasladó a Florida para someterse a radioterapia.

“Me sometí a una larga operación de 36 horas en abril en la que me extirparon el ojo izquierdo y me reemplazaron la mandíbula superior y la estructura facial del lado izquierdo por una de titanio”, explica a los medios, donde también solicita la ayuda de la gente para cubrir las facturas hospitalarias. La joven ha iniciado una petición en GoFundMe para tal fin.