Ideal

8 trucos para mantener fresca tu casa durante la ola de calor y poder dormir

8 trucos para mantener fresca tu casa durante la ola de calor y poder dormir
  • Aunque el aire acondicionado es la solución más rápida y eficaz, existen otras formas de mantener el hogar fresco sin hacer uso del aparato

Con la llegada de la primera ola de calor del año, muchas personas ya piensan en encender el aire acondicionado, a pesar de que la primavera todavía no ha llegado a su fin. Y aunque ante las altas temperaturas este aparato es la solución más rápida y eficaz, existen otras formas de mantener el hogar fresco sin hacer uso del aire acondicionado, causante, en algunas ocasiones, de patologías respiratorias y de la transmisión de virus.

A continuación, algunos consejos para evitar el uso del aire acondicionado:

1. Usar el ventilador. Aunque muchos consideren que se trata de un modo obsoleto de evitar el calor, este aparato gasta mucho menos que el aparato del aire acondicionado y alivia considerablemente el sofoco provocado por las altas temperaturas.

2. Cerrar puertas, ventanas, cortinas y persianas durante las horas centrales del día. De esta forma, evitaremos que entre el calor en la estancia. De igual modo, debemos abrirlas a primera hora de la mañana y por la noche para que el aire fresco invada nuestro hogar.

3. Cambiar las bombillas incandescentes por bombillas LED. Las primeras aportan mucho calor y no son nada baratas. Si las cambiamos, reduciremos la temperatura y pagaremos menos electricidad.

4. Mantener el cuerpo hidratado. Beber líquidos, masticar hojas de menta, usar ropa húmeda e ingerir alimentos frescos, como pepino o sandía, hará que nuestro cuerpo perciba el calor con menos intensidad.

5. Usar sábanas de algodón y cambiarlas con más frecuencia. Este tipo de tejido es mucho más fresco que otros, por lo que nos ayudará a conciliar el sueño a pesar de las altas temperaturas. Si, además, cambiamos las sábanas con frecuencia, mantendremos la frescura de los tejidos por más tiempo.

6. Controlar el uso de electrodomésticos. Si evitamos encender algunos aparatos cuyo uso es prescindible, lograremos que el ambiente sea mucho más fresco. El horno, el lavavajillas y la televisión son algunos de los electrodomésticos que más calor aportan.

7. Cerrar la puerta y usar el extractor a la hora de cocinar. De esta forma disiparemos el aire caliente proveniente de los alimentos. Si también cerramos la puerta, además, evitaremos que el frescor de otras estancias se escape.

8. Usar las plantas bajas. En el caso de las personas que viven en casas con dos o más plantas, éstas deben hacer vida, en la medida de lo posible, en el lugar más bajo de la edificación, ya que el aire sube y el aire frío baja, debido a su mayor densidad.