Ideal

La auténtica razón de por qué los chefs llevan un gorro alto y blanco

  • La respuesta la da el blog de la escuela de cocina Auguste Escoffier, donde han logrado llegar hasta el origen de este gorro, llamado 'toque blanche'

Si pensamos en un chef de prestigio, seguramente se nos venga a la cabeza la imagen de una persona vestida con una bata blanca y con un gorro alto y también de un blanco impoluto. Pero, ¿alguna vez te has preguntado el porqué de este curioso complemento, que únicamente lucen los cocineros?

La respuesta la da el blog de la escuela de cocina Auguste Escoffier, donde han logrado llegar hasta el origen de este gorro, llamado “toque blanche”. Como era de esperar, se trata de una prenda pensada para mantener la higiene entre los fogones, puesto que absorbe el sudor y evita que caigan cabellos sobre los platos que se cocinan. En cuanto al diseño, los motivos por los que estos gorros son altos y blancos son menos evidentes.

Al parecer, durante el siglo XIX, el “toque blanche” destacaba la importancia y las cualidades culinarias del chef, por lo que, cuanto más alto era el gorro, más reputación aportaba a su portador. En el citado blog afirman que Marie-Antoine Carême llegó a lucir un gorro de más de 40 centímetros de altura, muestra de que, todavía en la actualidad, esta prenda debe ser usada sólo por los jefes de cocina.

Los pliegues del gorro, por su parte, indicaban las diferentes formas que un cocinero tenía de preparar un determinado alimento, por lo que los que contaban con más pliegues resultaban ser los más preparados y creativos.

Una leyenda popular apunta a que los primeros chefs en llevar el “toque blanche” fueron los griegos del siglo VI, cuando llegaron los búlgaros. En aquellos momentos, artistas e intelectuales se refugiaron en los monasterios, empleados en sus cocinas. Según este relato, para llevar a cabo sus tareas utilizaban un sombrero muy similar al de los sacerdotes orotodoxos, aunque de color negro.

Temas