Ideal

Una española va a depilarse a una clínica y acaba quemada y tatuada

Una española va a depilarse a una clínica y acaba quemada y tatuada
  • La empleada usó un lápiz incompatible con el láser para marcar las zonas en las que debía actuar

Una mujer deberá ser indemnizada con 9.750 euros por los daños sufridos en su piel, cuando acudió a someterse a un tratamiento de depilación láser en una clínica de Zaragoza. La empleada que la atendió cometió una negligencia que provocó que la piel de la víctima quedara quemada y tatuada.

Todo ocurrió en 2013, cuando la condenada a pagar la citada cantidad usó un lápiz incompatible con el láser para marcar las zonas en las que debía actuar. Al parecer, el utensilio utilizado contenía un pigmento que absorbe el calor, de modo que la piel de la clienta no sólo se abrasó, sino que las marcas quedaron tatuadas en sus piernas.

La afectada denunció lo ocurrido y llevó a los tribunales a la empleada, que deberá pagar 8.643 euros por lesiones, 789 por las secuelas causadas y 318, correspondientes a la cantidad que la clienta entregó por adelantado para someterse al tratamiento.

Según informa el Heraldo de Aragón, la condenada estaba contratada como recepcionista, aunque también realizaba tratamientos con láser. Este dato ha propiciado que la sentencia apunte a la empresa y a su aseguradora como responsable del pago, en el caso de que la empleada no abone la indemnización.

A consecuencia de los tatuajes involuntarios y de las quemaduras ocasionadas, la denunciante tuvo que someterse a caros y largos tratamientos, que cuatro años después no han logrado eliminar del todo las marcas.

Temas