Ideal

La heroica historia de dos policías que salvaron la vida de un camarero en Cádiz

Bernardo López, uno de los agentes.
Bernardo López, uno de los agentes. / F. Jiménez
  • Los agentes se encontraban patrullando, cuando una mujer acudió a ellos asustada, asegurando que su compañero de trabajo había muerto

Era Martes Santo por la tarde y las procesiones recorrían las calles de Cádiz, mientras un camarero de 47 años sufría un paro cardiaco que hizo que su vida pendiera de un hilo. Pero la acción inmediata de Bernardo y Quino, dos policías locales, permitió que todo quedara en un susto.

Los agentes se encontraban patrullando, cuando una mujer acudió a ellos asustada, asegurando que su compañero había muerto en el bar en el que ambos trabajaban. Cuando acudieron al local, comprobaron que el hombre estaba vomitado, y no respiraba ni tenía pulso, de modo que llamaron a una ambulancia y procedieron a practicarle los primeros auxilios.

Mientras tanto, clientes y empleados perdían los nervios al comprobar que el camarero no recuperaba la consciencia, pero los agentes mantuvieron la calma y realizaron una maniobra cardiovascular que logró devolverle a la vida, según comunicaron los médicos horas después. El hombre fue ingresado en el Hospital Puerta del Mar, donde permaneció hasta su recuperación.

“Manejar esa situación es complicado pero por nuestro trabajo estamos acostumbrados a ese tipo de situaciones difíciles. Mantuvimos la calma y salió todo bien”, explica uno de los agentes a ABC. “Para nosotros es un orgullo poder realizar intervenciones como esta”, añade, asegurando que han recibido multitud de felicitaciones. Entre ellas, se encuentra la del superintendente de la Policía Local, Juan Manuel Padilla, que anunció que los agentes serán distinguidos por su heroicidad.