Ideal

"¡Que no haga caso de las críticas, que disfrute de sus hijos, que luche por ellos y los críe sin miedo!"

Madre a los 62. Lina Álvarez, la médico gallega que dio a luz a Linita hace cuatro meses.
Madre a los 62. Lina Álvarez, la médico gallega que dio a luz a Linita hace cuatro meses. / EFE
  • Lina Álvarez, la gallega que fue madre a los 62, felicita a la burgalesa y le da un consejo: «Que críe a sus gemelos sin miedo»

Lina Álvarez, la médico gallega que dio a luz a su hija con 62 años, sólo tiene palabras de admiración y de ánimo para Mauricia I. A., la mujer de Burgos que acaba de ser madre de gemelos a los 64. Desde su hogar de Lugo, donde acaba de amamantar a Linita, que a sus cuatro meses ya pesa casi seis kilos, asegura que está deseando poder hablar con su ‘tocaya’ para felicitarla «por su valentía y su determinación».

La madre gallega se pone en la piel de la burgalesa, y le avisa de que le lloverán las críticas por lo que algunos consideran «la irresponsabilidad» de dar a luz a dos bebés que cuando cumplan diez años tendrán una mamá de 74. (Carmen Bousada, la mujer más longeva en dar a luz en España, tuvo dos niños con 67 años y murió tres años después). «¡Que no haga caso de la edad ni de las críticas, que disfrute de sus hijos, que luche por ellos y los críe sin miedo, y sobre todo que la dejen ser feliz! Esos niños van a ser su fuerza, ellos le darán la fortaleza para sacarlos adelante», proclama esta médico de familia que vive desde hace largos años sin pareja y que se declara «muy creyente».

Lina quiere solidarizarse con Mauricia, a quien la Junta de Castilla-León retiró la custodia de una hija que tuvo hace seis años, también por fecundación in vitro, tras declararse una situación de desamparo. «Dicen que la niña no iba a la escuela… yo veo por la calle a un montón de niños rumanos que no van al colegio y nadie les quita la custodia a sus padres», se queja la doctora, que, además de Linita, es madre de Samuel, de 11 años, y de Exiquio, el niño de sus ojos, que nació hace 28 años con parálisis cerebral. «Él es el único que me preocupa cuando yo falte. A los niños sanos los adopta cualquier matrimonio y en España hay lista de espera», comenta Lina en una conversación telefónica con este periódico, en la que muestra su vivo interés en entrar en contacto con Mauricia para poder felicitarla.

– Y a todo esto… ¿cómo está su hija Linita?

– Está preciosa. Ahora mismo está dormidita. Es muy espabilada, tiene unos ojos grandes y azules y es muy risueña. Solo la alimento de mi pecho, come bien y duerme mejor. Es muy buena.

– Y usted… ¿cómo lo lleva con 63 años?

– Estoy feliz. Yo y mis hijos. ¡La naturaleza me tiene asombrada!