Ideal

Guerra de la lechuga España vs Reino Unido

Guerra de la lechuga España vs Reino Unido
  • La escasez de hortalizas por las heladas enardece a los tabloides británicos, que acusan a España de hacer acopio de verduras para venderlas más caras

La muy modesta lechuga se ha convertido en protagonista de una campaña a medio camino entre lo político y lo comercial que ha hecho correr ríos de tinta esta semana en el Reino Unido. El encarecimiento de los precios causado por el impacto de las fuertes lluvias y las heladas en los cultivos del sur de Europa, especialmente en el sureste español, ha derivado en un sainete que ha sacado a la luz las artimañas de los sectores más reaccionarios de la sociedad británica a la hora de arrimar el ascua a su sardina.

El tabloide 'The Sun' abrió el fuego con una información titulada: «Los supermercados españoles acaparan frutas y hortalizas mientras los consumidores ingleses sufren restricciones». El texto, acompañado por fotos que contraponían las estanterías vacías de un establecimiento británico con contenedores llenos de lechugas de un comercio en España, acusaba a productores y exportadores de hacer acopio de verduras para propiciar una subida de precios y poder venderlas más caras. La información hacía hincapié en las restricciones establecidas por algunas grandes cadenas británicas a la hora de vender lechugas iceberg, a la vez que apuntaba directamente a la comunidad de Murcia como responsable de la situación.

El bulo fue recogido por otros medios cuyas plataformas digitales no tardaron en poblarse de comentarios maliciosos en torno a la supuesta falta de escrúpulos de los productores españoles a la hora de engordar sus bolsillos. Hubo quien aprovechó la ocasión para arremeter contra el proyecto europeo y alabar así el buen criterio que habían tenido los británicos al votar a favor de su salida de la UE. La pobre lechuga, en fin, pasó de protagonizar una crisis puntual de abastecimiento a convertirse en uno de los ejes de un debate sobre el 'Brexit' convenientemente avivado por los sectores más reaccionarios.

Las acusaciones causaron primero perplejidad y luego indignación entre los productores españoles. «Son informaciones a las que no se debería prestar mucha atención», respondió sin querer hacer mucha sangre Fernando Gómez, director de la Asociación de Productores y Exportadores de Frutas y Hortalizas de Murcia (Proexport). Gómez recordó que las fotos de 'The Sun' mostraban los precios a los que se vendían las lechugas: 50 peniques (0,59 euros) en Gran Bretaña y 1,5 euros en España. La diferencia, añadió, demuestra que algunas cadenas británicas se resisten a adaptar sus tarifas a la realidad del mercado. «Es una auténtica vergüenza que se atrevan a poner esos precios teniendo en cuenta el descenso de la oferta que ha habido por la climatología. Si no tienen lechugas es porque no quieren comprarlas. Anteponen su política de precios agresiva a las necesidades de sus clientes». El responsable de Proexport recordó además que la ausencia de hortalizas solo se hizo patente en grandes superficies como Tesco y Morrisons. «Hay otros supermercados y cadenas del Reino Unido en los que no han faltado las verduras de hoja, como no han faltado tampoco en Alemania o en Francia».

Los agricultores, además, han recordado que las verduras son alimentos perecederos que duran a lo sumo tres días. «¿Qué sentido tiene retener un producto que se va a estropear?», se pregunta el productor Santiago Martín.