Ideal

La Junta de Castilla-La Mancha será acusación en el caso de la mujer asesinada en Toledo

La concentración que ha tenido lugar esta mañana en Mora.
La concentración que ha tenido lugar esta mañana en Mora. / R. C.
  • La mujer sufría esclerosis múltiple y el marido depresión

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha decidido personarse como acusación popular en el caso de la mujer de 38 años que el domingo por la tarde murió apuñalada por su marido, de 40 años, en Mora (Toledo). Así lo ha confirmado la directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Araceli Martínez, que ha pedido "la necesaria implicación de toda la sociedad para erradicar la violencia de género sustentada en un machismo que aún persiste".

El suceso ocurrió después de una comida familiar. El padre de la víctima y una hermana salieron a dar un paseo. Más tarde, un vecino alertó del suceso. Cuando la Guardia Civil llegó a la vivienda, el agresor se había encerrado en una habitación y no opuso resistencia cuando se entregó. Había apuñalado a su esposa en el corazón y había herido levemente a su suegra. Por fortuna, no había intentado hacer lo mismo con un sobrino de 15 meses.

Agresor de origen canario

La víctima de este crimen, Cristina, deja huérfana a una niña de cinco años. Sufría esclerosis múltiple, una enfermedad que la había postrado en una silla de ruedas. Su marido, de origen canario, había llegado a Mora hace diez años y, tras casarse con Cristina, trabajaba con el suegro en el negocio familiar: la distribución de cervezas en locales de hostelería. Por este motivo, el agresor, que estaba bajo tratamiento psiquiátrico por depresiones, "es muy conocido en la zona y el suceso ha conmocionado a toda la comarca", según el alcalde de Mora, Emilio Bravo.

El Ayuntamiento de Mora, de 10.000 habitantes, ha decretado tres días de luto oficial y se ha convocado a los vecinos a una concentración en el mediodía de este martes para condenar lo ocurrido y solidarizarse con la familia de la víctima.