Ideal

Un estudio asegura que las mascotas son mejores amigos de los niños que sus hermanos

Un estudio asegura que las mascotas son mejores amigos de los niños que sus hermanos
  • La Universidad de Cambridge hizo una encuesta con niños de 12 años pertenecientes a 77 familias y los resultados evidencia que los animales en casa pueden tener una gran influencia en el desarrollo infantil.

Un estudio de la Universidad de Cambridge ha concluido que los niños obtienen más satisfacción de las relaciones con sus mascotas que con sus hermanos y parecen llevarse mejor con los animales.

Matt Cassells, del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Cambridge y autor principal de la investigación, sostiene que "cualquier persona que ha amado a una mascota en la infancia sabe que nos dirigimos a ellas por compañía y confianza, al igual que las relaciones entre las personas". Y añade: “Quisimos saber cómo de fuertes son estas relaciones con las mascotas en relación con otros lazos familiares cercanos. En última instancia, esto puede permitirnos entender cómo los animales contribuyen al desarrollo saludable del niño".

Este trabajo, publicado en la revista ‘Journal of Applied Developmental Psychology’, se hizo mediante la encuesta a niños de 12 años pertenecientes a 77 familias con una o más mascotas de cualquier tipo y más de un menor en el hogar. Pudieron apreciar que había relaciones fuertes con sus animales domésticos respecto de sus hermanos y de menores niveles de conflicto y mayor satisfacción en los que tienen perro que cualquier otro tipo de animal en casa.

Cassells lo expresa así: "A pesar de que las mascotas pueden no entender o responder verbalmente, el nivel de confianza con ellas no fue menor que a los hermanos. El hecho de que las mascotas no pueden entender o contestar puede ser un beneficio, ya que significa que no nos juzgan".

Al científico profundiza en su explicación: "Investigaciones previas han encontrado a menudo que los niños presentan relaciones más fuertes con sus animales domésticos que las niñas, pero hallamos realmente lo contrario. Mientras que los niños y las niñas estaban igualmente satisfechos con sus animales domésticos, las niñas manifestaron más confianza y compañerismo que los niños, lo que quizás indica que ellas pueden interactuar recíprocamente con sus animales domésticos con maneras más matizadas.

Nancy Gee, del Centro Waltham y coautora del estudio, recalca que "el apoyo social que los adolescentes reciben de las mascotas puede ayudar al bienestar psicológico más adelante en la vida, pero todavía hay que aprender más sobre el impacto a largo plazo de las mascotas en el desarrollo de los niños".