Ideal

Estos gemelos salvaron su vida dándose la mano antes de nacer

  • Rowan y Blake, hermanos monocoriales monoamnióticos, cuidaron el uno del otro en el útero cuando el embarazo de su madre era el de más alto riesgo existente. Hoy crecen plenos de salud

A Hayley y Charlie Lampshire, una pareja británica, los médicos les dijeron que iban a experimentar un embarazo monocorial-monoamniótico, que es el de mayor riesgo dentro de los embarazos múltiples. En estos procesos los gemelos se alimentan de la misma placenta y comparten bolsa amniótica, por lo que están en contacto directo. Hay varios peligros, entre ellos que los fetos enreden sus cordones umbilicales.

Pese a que galenos recomendario interumpir el embarazo, el matrimonio tenía muy claro que querían ser papás. El blog Viral Thread revela que ellos tenían claro que buena parte de las posibilidades de que las cosas salieran bien pasaba porque los fetos no se moviesen demasiado, especialmente en las primeras semanas.

No obstante, los padres pudieron ver través de las ecografías que ambos cuidaban el uno del otro.

«A mí marido y a mí nos rompió el corazón saber que estaban en peligro. Necesitaban mantenerse quietos para sobrevivir, pero en algunas imágenes parecía que se estuviesen acurrucando el uno contra el otro. Incluso teníamos la impresión de que se daban la mano», recuerda Hayley.

En la semana 34, los gemelos nacieron por cesárea, con 36 segundos de diferencia, pesando poco más de 2 kilos cada uno. Evidentemente, necesitaron cuidados especiales. A las 3 semanas abandonaron el hospital.

"La verdad es que al principio estábamos aterrorizados, pero queremos compartir nuestra historia para transmitir a otros que atraviesen la misma situación que hay esperanza, algo que nos costó encontrar cuando hicimos nuestra propia investigación. Cuando Rowan y Blake crezcan les contaremos cómo de especial es el vínculo que les une", concluye la madre.