Ideal

La lluvia de carbono negro registrada en Siberia procede del tráfico de Europa y China

La lluvia de carbono negro registrada en Siberia procede del tráfico de Europa y China
/ Archivo
  • El origen de los altos niveles de dicho carbono negro ha sido rastreado ya que no es un gas de efecto invernadero

El origen de inesperados altos niveles de carbono negro en una localización remota de Siberia, ha sido rastreado hasta concluir que viene del tráfico rodado en Europa, China y zonas urbanas de Rusia. El carbono negro consiste en partículas de carbono que son lo suficientemente pequeñas como para extenderse en el aire. Uno de esos ejemplos es el hollín que se envía al aire como resultado de la quema de carbón.

No es un gas de efecto invernadero, pero contribuye al calentamiento global a través de otros medios. Cae encima de la nieve, y como es negro, absorbe el calor del sol, lo que causa dos problemas. Uno es que en parte se produce en las latitudes nevadas del norte, donde el calor normalmente se reflejaría de nuevo en la atmósfera, pero permanece en el suelo. El otro es que contribuye a una fusión de nieve superior a la normal.

En este nuevo estudio, un equipo de investigación dirigido por Patrick Winiger (experto en Química Ambiental de la Universidad de Estocolmo, Suecia) se aventuró en una parte remota de Siberia para reunir estadísticas sobre los niveles de carbono negro, porque es uno de los pocos lugares del norte que quedan en la Tierra donde los datos sobre su presencia no se recogen regularmente.

El equipo estableció una estación de investigación justo a las afueras de la ciudad de Tiksi y comenzó inmediatamente a monitorear la cantidad de carbono negro que aterrizó en sus sensores. Informan que encontraron más de lo que se esperaba y que provenía de una fuente inesperada. La fuente más grande, encontraron, fue el escape del automóvil, lo cual fue sorprendente porque hay muy poco tráfico de automóviles en Siberia.

Columnas de gas de la industria petrolera

Los científicos sugieren que probablemente viajó desde lugares más poblados de Europa, Rusia y China. Antes de llegar al sitio, los investigadores habían sospechado que la fuente más grande serían las columnas de gas causadas por la industria petrolera, que son comunes en Siberia.

Los investigadores fueron capaces de identificar la fuente del carbono negro mirando su huella digital isotópica, que corresponde a las diferentes fuentes producen diferentes isótopos. El hollín negro regular, por ejemplo, tiene muy poco carbono 14. Tal prueba reveló que la quema de carbón era la segunda fuente más grande de carbono negro en la región, aunque notaron que las cosas cambiaron durante el verano, cuando la combustión de biomasa fue la mayor fuente.

Los investigadores, que han publicado su estudio en PNAS, sugieren que es importante que todas las fuentes de cambio climático se contabilicen si se hacen predicciones y modelos precisos, un factor crítico para averiguar cómo revertir lo que está ocurriendo.