Ideal

Las eléctricas disparan la emisión de gases de efecto invernadero en España

Cartel de advertencia en una central eléctrica.
Cartel de advertencia en una central eléctrica.
  • El Observatorio de la Sostenibilidad asegura que las cinco grandes del sector producen la quinta parte de los compuestos responsables del cambio climático

Los sistemas de generación de energía de las grandes compañías eléctricas españolas fueron una de las razones fundamentales de que España volviese en 2015 a registrar aumentos significativos en la emisión de gases de efecto invernadero (GEI), los principales responsables del fenómeno del cambio climático y el calentamiento global.

Así lo desvela el informe realizado hoy por el 'think tank' Observatorio de la Sostenibilidad, que destaca que mientras el aumento de la emisión de GEI en España en 2015 fue del 3,3%, en el sector eléctrico este crecimiento alcanzó el 17,6% anual, es decir, los produjo a un ritmo cinco veces mayor que la media nacional. La razón fundamental de que el sector disparase la emisión de gases nocivos fue que incrementó en un 22,1% el uso de centrales térmicas de cárbón y en un 16,3% la generación a través de ciclos combinados de gas natural. Solo el uso del carbón por las eléctricas, uno de los elementos más contaminantes, generó hace dos años 50 millones de toneladas de equivalentes al dióxido de carbono (CO2), lo que supone la séptima parte de todos los gases de efecto invernadero lanzados en ese ejercicio al cielo español.

El enorme peso del sector en la emisión de GEI lo indica otro dato del estudio. Las cinco grandes eléctricas presentes en España (Endesa, Gas Natural-Fenosa, Hidrocantábrico, E.ON e Iberdrola) fueron en 2015 la responsables de la mitad de la emisión de GEI de todo el sector industrial y del 20% de los gases nocivos producidos ese año en España.

Dentro del grupo destaca con fuerza Endesa que, por sí sola, emitió 33,3 millones de toneladas de equivalentes al CO2, lo que significa un 10% de todos los gases de efecto invernadero producidos en el país, la mitad de los del sector eléctrico y la cuarta parte de los de la industria. La razón fundamental es que está compañía basa gran parte de su produción en las centrales de carbón, un material en desuso cuyo consumo sigue subvencionado por el Estado. En el lado contrario está Iberdrola, la eléctrica más limpia, que generó 2,6 millones de toneladas de GEI debido a que produce una gran parte de energía mediante sistemas renovables.

Petroleras y cementeras

Como ya es sabido, la industria genera el 40,4% de los GEI que llegan a la atmósfera española y el 59,6% restante procede del transporte -fundamentalmente automóviles-, los hogares -calefacciones-, los servicios y la agricultura. El estudio monográfico del Observatorio de la Sostenibilidad, llamado 'Responsabilidad de las grandes empresas energéticas e industriales de España en el cambio climático', se centra en determinar quiénes son las principales generadores de las emisiones procedentes de la industria.

El informe indica que el 'top ten' de las industrias emisoras de gases de efecto invernadero en España lo componen las cinco eléctricas citadas, las dos grandes petroleras (Repsol y Cepsa), las dos mayores cementeras (Cemex y Portland), y la metalúrgica ArcelorMittal. La suma de las emisiones de la decena, 95,2 millones de toneladas de CO2 en 2015, representa casi un tercio de todas las del país y las dos terceras partes de los GEI arrojados por la industria. De hecho, Repsol, que ocupa el segundo puesto del ránking, emitió 13 millones de toneladas de CO2, un 4% de los gases de efecto invernadero nacionales.

El estudio realiza una distribución autonómica de las emisiones. Las comunidades que más GEI de origen industrial registran son Andalucía, Asturias, Galicia, Cataluña, Castilla-León, que suman el 65% de todos los gases nocivos lanzados por este sector económico, y que coindicen con los lugares donde hay más centrales térmicas de carbón con la excepción de Cataluña, que concentra refinerías de hidrocarburos.

No obstante, si se tienen en cuenta todas las emisiones de gases generadores de cambio climático -industriales, sociales y domésticos-, las situaciones más preocupantes, por su aumento acelerado se dan en Murcia, Canarias, Comunidad Valenciana, Extremadura y Madrid, con crecimientos de GEI de más del 40% desde 1990 -año de la firma del Protocolo de Kioto-, cuando la media española, ya alta, es del 18,6%.

Las recomendaciones que hacen los expertos para reducir este alto nivel de emisiones son exigir responsabilidades más duras a quien más contamina, evitar subvenciones perjudiciales para el medio ambiente (carbón), sustituir la generación por carbón y gas por energías renovables y reducir el uso de hidrocarburos, sanciones efectivas, administraciones limpias "que den ejemplo", y la necesidad de que ciudadanos y consumidores exijan a las empresas y administraciones mayores compromisos en la reducción de GEI.