Ideal

Al trabajo, sin tacones

Las mujeres se quejan de la incomodidad de los tacones en su día a día.
Las mujeres se quejan de la incomodidad de los tacones en su día a día. / Afp
  • Los legisladores británicos instan al Gobierno a esforzarse para proteger a las mujeres de los códigos de conducta discriminatorios

  • La petición de ilegalizar que las empresas obliguen a llevar tacones a la oficina ha conseguido más de 150.000 firmas y se debatirá en el Parlamento el 6 de marzo

¿Por qué las mujeres deben ir en tacones y maquilladas al trabajo? Esa es la pregunta que se hacen las comisiones de Peticiones y Derechos de la Mujer e Igualdad de Género (FEMM) de Reino Unido, que aseguran que los códigos de vestimenta discriminatorios se han generalizado en el país y la ley vigente no protege completamente a los empleados de la discriminación de género en su lugar de trabajo.

Por ello, los legisladores británicos han pedido este miércoles que las mujeres no estén obligadas a llevar tacones o ir maquilladas al trabajo y han instado al Gobierno a esforzarse para proteger a las mujeres de los códigos de vestimenta discriminatorios.

La investigación sobre los códigos de vestimenta se ha puesto en marcha a raíz de una petición lanzada en mayo de 2016 por la trabajadora londinense Nicola Thorp, quien tuvo que volver a su casa por negarse a llevar tacones en su trabajo.

"No es suficiente que el método de la ley sea claro, también debe funcionar en la práctica", ha asegurado en un comunicado la presidenta de la comisión de Peticiones, Helen Jones. "Tras haber escuchado las historias de varias personas está claro que la de Nicola no es la única", ha añadido.

150.000 firmas en contra de los tacones

La petición de Thorp pidiendo a Reino Unido que ilegarizara el hecho de que los empleadores obliguen a las mujeres a llevar tacones al trabajo ha conseguido más de 150.000 firmas y se debatirá en el Parlamento el próximo 6 de marzo.

Cientos de mujeres se han quejado del dolor y los daños a largo plazo debido al uso de tacones en el trabajo, mientras otras han asegurado que se han visto obligadas a teñirse el pelo de rubio, llevar ropa ligera y aplicarse maquillaje de forma constante, según han informado las comisiones.

"Las empresas necesitan centrarse en la productividad y en hacer que su personal se sienta parte de un equipo, no en un par de tacones", ha señalado Sam Smethers de The Fawcett Society, una sociedad benéfica que promueve los derechos de las mujeres.