Ideal

6 problemas que puedes tener si no bebes suficiente agua

6 problemas que puedes tener si no bebes suficiente agua
  • Contar con la hidratación necesaria es importante, ya que es fundamental para la circulación y la salud cerebral

Nuestro organismo está formado por agua, de hecho un 75% de nuestra masa corporal es eso, agua. No obstante, a pesar de que más de la mitad de nuestro cuerpo es agua, existe muy poca concienciación en el ser humano de lo realmente importante que es beber agua diariamente, ya que aunque no lo creamos una mala hidratación o la inexistencia de ella puede conducirnos a grave problemas.

Beber suficiente agua es fundamental para la circulación y la salud cerebral, ya que si no lo hacemos el cuerpo empieza a fallarnos y se producen numerosos problemas para la salud. Por ello, se recomienda beber entre 6 y 8 vasos de agua al día, al menos si quieres evitar los siguientes problemas que señala mejorconsalud.com.

- Se reduce la masa muscular, ya que cuanta menos agua hay en el cuerpo, más fuerza pierde la masa muscular. Por ello es importante beber agua antes, durante y después del ejercicio, puesto que así mantiene activa la circulación y los músculos no se deterioran.

- Se secan los conductos lagrimales de los ojos, puesto que carecen de líquidos.

- Los órganos no funcionan y el sistema inmunitario presenta un fuerte debilitamiento, ya que el agua apoya los procesos depurativos del cuerpo y remueve las toxinas.

- Se producen dolores en las articulaciones y aumenta el riesgo de traumatismos, deterioro prematuro y enfermedades crónicas como la artritis, ya que el cartílago y los discos espinales que protegen las articulaciones están formados en un 80% por agua, por lo que el consumo de este líquido es esencial para evitar la fricción de los huesos.

- Eleva el riesgo de padecer enfermedades digestivas, ya que sin una hidratación correcta la mucosa estomacal se reduce, por lo que es muy fácil que se produzcan problemas como acidez, reflujo o gastritis, entre otras.

- La boca se seca, ya que la deshidratación provoca una disminución de la producción de saliva.