Ideal

La mujer por la que Estado Islámico paga un millón de dólares

La mujer por la que Estado Islámico paga un millón de dólares
  • Joanna Palani abandonó sus estudios de políticas y filosofía con tan sólo 21 años para enrolarse en las milicias kurdas

Joanna Palani es una joven kurda de nacionalidad Danesa que ha dedicado los últimos años de su vida a luchar contra el Estado Islámico en Siria e Irak. Ahora, su lucha está sufriendo las consecuencias, puesto que se ha convertido en objetivo prioritario de los yihadistas, que piden su cabeza y ofrecen por ella un millón de dólares.

Así lo ha comunicado el EI en las redes sociales, donde han pedido a sus simpatizantes que ayuden a encontrar a Palani, quien abandonó sus estudios de políticas y filosofía con tan sólo 21 años para enrolarse en las milicias kurdas.

La joven ha admitido que en muchas ocasiones tuvo miedo y recuerda el momento en el que formó parte de un batallón que liberó a un pueblo cercano a Mosul y en el que fue testigo de las torturas que sufrieron niños y niñas prisioneros, por parte de los yihadistas. No obstante, la joven se siente orgullosa de su labor. “Honestamente, hubo momentos en el que estaba asustada, pero no hubo ni un solo segundo en el que deseara estar de vuelta en mi hogar. Sabía que estaba haciendo lo correcto”, asegura.

Un año después de su marcha, volvió a Copenhage para visitar a su familia, pero ya nunca pudo volver al frente. Al parecer, tres días después de llegar a su hogar, recibió una notificación en la que se le informaba que su pasaporte ya no era válido y que no podía salir del país. Después fue acusa de unirse a un grupo armado extranjero y próximamente se enfrentará a un juicio por ello.

Joanna Palani es hija y nieta de combatientes kurdos, nacida en un campamento de refugiados de Naciones Unidas en Iraq. Su familia se instaló poco después en Dinamarca, donde creció con el conocimiento de que algún día partiría para luchar contra el Estado Islámico. Y así lo hizo cuando se creó el batallón de mujeres kurdas PKK, con el objetivo de acabar con los yihadistas, que temen ser asesinados por mujeres porque, de esta forma, nunca accederían al paraíso.