Ideal

Una anciana lega 840.000 euros a su residencia, que comprará camas eléctricas

  • La herencia permitirá también comprar nuevas butacas eléctricas en los próximos días y realizar actuaciones en las habitaciones que las precisen con mayor urgencia

Un geriátrico de la localidad gerundense de Cassà de la Selva ha podido adquirir una treintena de camas eléctricas gracias a una herencia de 840.000 euros que dejó una de las residentes el año pasado.

Según informa el ayuntamiento del municipio, 109.000 euros del total recibidos se destinan a la renovación del mobiliario y, el próximo año, está previsto adecuar el edificio al plan de emergencias, habilitar una unidad para personas dementes, una sala de estimulación multisensorial y ampliar el espacio de actividades.

Por el momento, treinta camas convencionales se han sustituido por eléctricas, que incluyen carros elevadores y mejoran el bienestar de los usuarios.

Todas estas adquisiciones se financian con esa herencia, que permitirá también comprar nuevas butacas eléctricas en los próximos días y realizar actuaciones en las habitaciones que las precisen con mayor urgencia.

El resto del dinero se gastará a lo largo de los próximos años y se ha acordado que una de las nuevas salas lleve el nombre de la anciana que dejó su herencia al geriátrico como muestra de agradecimiento.