Ideal

Los peligros desconocidos de tener un árbol de Navidad en casa

  • Puede arder por varios motivos. Todo lo que tienes que saber para que no se produzca ningún susto

La Navidad ya ha llegado y con ella la inevitable tarea de adornar nuestra vida con enseres que recuerden la época del año en la que estamos. Uno de esos, el adorno estrella, es el árbol de Navidad. Se puede ver en dos versiones, árbol natural o artifical.

Si el caso es el primero, hay que fijarse que esté recién cortado para evitar que al estar seco pueda suponer peligro de incendio. Eso se comprueba fácilmente al ver que arrancar sus hojas es muy complicado y que el tronco del árbol está pegajoso. Además, al no estar seco, si lo mantenemos durante varios días en agua, el árbol lo estará mucho más y tras las fiestas podrá ser trasplantado.

La otra opción es que el árbol sea artificial. De serlo hay que tener ciertas precauciones que suelen pasar desapercibidas. La primera de ellas es asegurarnos que el árbol que estamos comprando se ha fabricado resistente al fuego. Eso debería aparecer en la etiqueta del producto con el fin de evitar un desastre. No solo eso sino que un árbol artificial respeta la naturaleza, lo hace manejable y evidentemente no hay que regarlo.

No obstante los árboles de Navidad, tanto artificiales como naturales, suelen ser adornados a su vez con luces decorativas. Pueden ser un peligro si no se utilizan bien. Es decir, si no optamos por buenos enchufes, por luces de bajo consumo o no las desenchufamos correctamente. Un consejo primordial es evitar a toda costa colocar estas luces cerca de zonas inflamables si pasan mucho tiempo expuestas al calor que ofrecen. Siguiendo estos consejos, la Navidad será una época para disfrutar y no para pasar un mal rato.

Indicaciones del 112: son considerados seguros por varias razones a tener en cuenta

Retardador de llama: Un árbol de navidad artificial debería ser ignífugo. Esto significa que arderá pero necesitará más tiempo para quemarse que uno que no lo sea.

El soporte: Cuando decida sobre un árbol en particular, seleccione uno que cuente con cuatro patas colocadas en forma de "X". Esta configuración asegurará el equilibrio y la estabilidad del árbol, haciéndolo más difícil de volcar.

Riego: Los árboles naturales se secan si no los riega apropiadamente, suponiendo un peligro de incendio. Esto no sucede con un árbol artificial.

Temas