Ideal

'Hijos del entendimiento', el canto a la tolerancia de Campofrío esta Navidad

  • La empresa aboga por el entendimiento entre personas con ideologías diferentes en su nuevo spot

¿Pueden convivir un independentista catalán y una nacionalista española? ¿Y un bético con una sevillista? "En apariencia se odiarían, pero son parejas y tienen hijos. Son los hijos del entendimiento", lema de la campaña navideña de Campofrío.

Mónica Moro, directora creativa de McCann, la empresa responsable del anuncio, explica a Efe que el objetivo es que el espectador, tras un año "de crispación social y política", se quede con el mensaje de que "si personas diametralmente opuestas han podido salvar sus diferencias gracias al amor, yo también puedo".

Detrás de los dos minutos que dura la versión más larga hay "un gran trabajo de casting" para seleccionar a siete parejas cuyos miembros son antagónicos: militante del PP y de Podemos; taurina y antitaurino; independentista catalán y españolista; bético y sevillista; carnívoro y vegetariana; creyente y ateo; y un policía antidisturbios y una activa manifestante.

También han contado con un hombre de 91 años hijo "de una mujer muy franquista y un hombre muy de izquierdas", apunta Moro, quien señala que se ha escogido a estas parejas porque reflejan "temas que están en la calle, que resumen la actualidad del año". "En España siempre hemos sido muy de bandos pero con este anuncio demostramos, con casos reales, que por encima de los antagonismos está el amor, que hay que comer en la misma mesa para entenderse y que si te juntas con gente parecida a ti, te pierdes mucho", añade.

Fruto de esas parejas son hijos "más tolerantes" que les hacen un homenaje final en una cena. "Son los españoles 5.0, los embajadores del entendimiento y la convivencia", señala la creativa.

Así que bajo el lema de esta empresa, "que nada ni nadie nos quite nuestra manera de disfrutar de la vida", el anuncio lanza el mensaje de "¡fuera prejuicios! y celebremos la tolerancia, porque en España hay millones de estos casos como éstos".

En años anteriores se ha abogado por el optimismo y el orgullo nacional por nuestro cine, nuestra gastronomía, nuestro deporte o nuestras infraestructuras frente al desánimo provocado por la crisis, la corrupción, las preferentes, el desempleo o los desahucios, y el incendio que destrozó la fábrica burgalesa en 2014 y la voluntad de renacer de las cenizas protagonizaron otra campaña navideña de Campofrío. "Con ésta buscamos un aspecto más íntimo, con parejas reales que cuentan sus historias y que son muy emotivas, como la del policía y la manifestante que se conocieron en una comisaría y han coincidido, cada uno en un lado, en diversas protestas, pero su amor es más fuerte que sus diferencias", señala a Efe el jefe de Mercadotecnia de la empresa cárnica, Daniel Gómez.

Con ello se trata de hacer que "miremos más lo que nos une para superar barreras, y animar al diálogo, que no haya miedo a debatir. Debemos ser capaces de superar y aprender a convivir con todas nuestras diferencias", apostilla.

Estas parejas son un ejemplo de tolerancia y convivencia que han dejado al margen sus diferencias de distinto modo: en el caso de Faustino Lomichar, militante de Podemos, y María Jesús Infantes, del PP, intentan no hablar de política en casa. "Las diferencias se quedan ahí, no intentamos convencernos. Pero tenemos muchas cosas en común y son ésas las que nos hacen fuertes. Por ello seguimos juntos contra todo pronóstico, de familias y amigos", explican a Efe.

Tampoco busca convencer al otro la españolista Elena Peñalver y el independentista catalán Francisco Carmona y, aunque "en casa puede haber momentos de tensión y crispación, hay que saber parar", dice esta madre de cinco hijos que celebra el 12 de octubre mientras que su marido sólo la Diada.

"Lo que nos une es el amor, si no sería imposible", afirma Manuel Álvarez, al que el Betis le corre por las venas tanto como a su mujer, Laura María Julia, el Sevilla. "El flechazo sigue intacto después de 20 años". Porque el entendimiento, pese a las diferencias, siempre es posible.