Ideal

El 'guerrero' Pablo Ráez sale del hospital

Pablo Ráez.
Pablo Ráez. / R.C.
  • Su historia conmovió a miles de personas y se convirtió en todo un fenómeno viral en las redes sociales por su lucha constante contra la leucemia

  • Encontró un donante de EE UU con quien mantiene una compatibilidad del 80% y su recuperación avanza a pasos agigantados

«Detrás de la sonrisa que muestro siempre hay tristeza y dolor pero joder, ¡SIEMPRE FUERTE!». Pablo Ráez, el joven que convirtió en un fenómeno viral su lucha contra la leucemia, ha anunciado en una retransmisión en Instagram, que podrá pasar la Navidad en casa con su familia, después de haberse sometido el pasado 18 de noviembre a una infusión de células madre para tratar la enfermedad. El joven encontró un donante de EE UU con quien mantiene una compatibilidad del 80% y su recuperación avanza a pasos agigantados, por lo que ha querido agradecer todo el apoyo que está recibiendo en los últimos meses.

El joven marbellí se ha convertido en un ejemplo a seguir por su lucha constante contra la leucemia. Las constantes actualizaciones en sus redes y la concienciación sobre la enfermedad que ha transmitido con sus vídeos e imágenes durante todo este tiempo han conseguido disparar las donaciones de médula en España, logrando además colar en el top de lo más buscado en Google en 2016 la pregunta «¿Cómo ser donante de médula?». Todo un ejemplo de superación.

Cada año se diagnostican en España cerca de 4.000 nuevos casos de leucemia. A Pablo, que tiene 20 años, hace dos que le diagnosticaron esta enfermedad. Le han dado varias quimioterapias y le trasplantaron la médula. Había comenzado una nueva vida en Londres y deseaba pasar el resto de su vida con Andrea, su novia. Pero cuando pensaba que estaba limpio, la enfermedad volvió y, desde entonces ha estado ingresado en el Hospital Regional de Málaga. «La muerte no es triste, lo triste es que la gente no sepa vivir y reconocerla. Esta vez he perdido el miedo, he perdido el miedo a estar aquí, a morirme, a sufrir, a todo, será lo que tenga que ser», contaba el Pablo hace unos meses en las Redes Sociales.

Su historia conmovió a miles de personas y se convirtió en todo un fenómeno viral en las redes sociales - donde supera los 700.000 seguidores entre Facebook, Instagram y Twitter - por contar su día a día al detalle, aunque siempre con dosis de positivismo. Lo bueno y lo no tan bueno. Pablo no tiene miedo, es fuerte y con mucha energía. Y así lo transmite en sus publicaciones. Mensajes optimistas y siempre con una sonrisa hacia adelante, como una carrera de fondo en la que este luchador malagueño jamás se rinde. «Podéis hundiros, caeros, haceros daño pero siempre levantaros, mirar hacia delante y a cumplir sueños. ¡Soy un gladiador!», escribe.

Es deportista - le apasiona el crossfit y es la imagen de los Juegos Mundiales de Transplantados, que se celebrarán en Málaga en 2017 y a los que seguro no faltará.

Se considera amante de la vida. Sus fotos son al natural. Sin filtros. Él no los tiene. Es una persona transparente y natural. Un héroe anónimo que da lecciones a través de su campaña #siemprefuerte y que ha emocionado a miles de personas, disparando en las últimos meses el número de donaciones de médula. Su estado empeoró pero él continuó lleno de energía. «Valora cada bocanada de aire, valora cada mirada, cada bocado, cada beso, cada segundo, cada instante. No te atormentes con el pasado, perdónate y quiérete. No te atormentes con el futuro, con el mañana, el que pasará, con el y sí; no vale la pena, pierdes el tiempo de disfrutar del momento presente que es este», escribía en Facebook.

Estuvo enchufado a la morfina y perdió el 80% de la visión. Su única esperanza era un trasplante de médula que encontró el pasado 18 de noviembre, cuando pudo una infusión de células madre gracias a la donación de una joven americana. En septiembre puso en marcha el #Retounmillon con el objetivo de llegar al millón de donantes (medula, sangre y plaquetas). No sólo lo pide para él, sino para ayudar a todos los enfermos. Y así, el principio de acción y reacción logró una avalancha de solidaridad para plantar cara a la leucemia, logrando un incremento en donaciones de más del 200% en Andalucía, según los datos del doctor Sergio Fernandes, coordinador del Plan andaluz de médula ósea.

«Haz algo de verdad, únete a una causa y dona, no por mi sino porque tu hijo, tu hermano, tu madre o tu vecino podría necesitarlo en cualquier momento. No nos han enseñado valores desde pequeños importantes como este, pero ya hay bastante madurez como para comprenderlo», escribe Pablo en las redes.