Ideal

La increíble historia del único policía de un pueblo de 7.000 habitantes

José de la Luz Rodríguez.
José de la Luz Rodríguez.
  • Pero la de policía no es la única función que de la Luz Rodríguez lleva a cabo en Tepetongo, también es conductor de ambulancias y bombero

José de la Luz Rodríguez vive en Tepetongo, un grupo de 32 comunidades pertenecientes al estado mexicano de Zacatecas que tiene 7.000 habitantes y que cuenta con este hombre, de 34 años, como único policía y único bombero de la zona. Sólo él puede llevar arma y sólo él puede detener a un ciudadano por cometer un delito.

Pero la de policía no es la única función que de la Luz Rodríguez lleva a cabo en Tepetongo, también es conductor de ambulancias y bombero. Durante las patrullas, este mexicano recorre todos los pueblos de Tepetongo, donde apenas existen las calles, pero sí las distancias. José puede tardar más de dos horas en llegar de un lugar a otro. No obstante, en esta zona del país con más violencia del mundo, apenas pasa nada.

La increíble historia del único policía de un pueblo de 7.000 habitantes

José de la Luz realiza tres turnos de 24 horas y apenas ve a sus hijos, pero este hombre es feliz con su trabajo por la ayuda que presta a sus vecinos, que adoran su único agente de policía, aunque algunos se quejan de que siempre llega tarde. Algo inevitable, teniendo en cuenta el recorrido que el policía hace en cada turno.

En los años 70 el municipio contaba con cerca de 30.000 habitantes, pero empezó una emigración masiva a los Estados Unidos y Tepetongo se quedó sin apenas población. No obstante, quedaron muchas construcciones enormes y llamativas que hoy en día están prácticamente abandonadas.

Para José de la Luz, su trabajo no es nada difícil, puesto que la gente de la zona es muy pacífica y no suele haber problemas, más allá de conflictos familiares o altercados con personas ebrias. La comisaría es su segundo hogar y fue inaugurada en 1190 por el presidente Carlos Salinas de Gortari, único mandatario que alguna vez visitó esta solitaria zona.

En la comisaría, tan vacía como los pueblos de la zona, se observa una placa que recuerda el suicidio del alcalde Filimón Carlos Robles. Este antiguo edil se suicidó tras 15 de días de mandato, en presencia de uno de los funcionarios. No obstante, nunca se supo los motivos que le llevaron a acabar con su vida.