Ideal

Los secretos que tu móvil apagado revela sobre ti

Los secretos que tu móvil apagado revela sobre ti
  • Tu dieta, medicación y productos de belleza pueden dejar trazas moleculares en los objetos que tocas, dando mucha información sobre quién eres y cómo vives

Cada vez que tocamos un objeto, dejamos un rastro en ellos. Químicos, moléculas y microbios nos delatan. Solo con muestras moleculares, investigadores de la Escuela de Medicina y la de Farmacia Skaggs de la Universidad de California en San Diego (EE.UU.) han sido capaces de reconstruir el estilo de vida de propietarios de teléfonos móviles, incluyendo la dieta, productos de higiene preferidos, el estado de salud y los lugares visitados. El estudio, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, podría tener una serie de aplicaciones, como su uso en la realización de perfiles criminales, el control de aeropuertos, vigilancia de medicación o estudios de exposición ambiental.

«Podemos imaginar una situación en la que el investigador de la escena del crimen se encuentra con un objeto personal, como un teléfono, un boli o una llave. Y sin huellas dactilares o ADN, o con ellos pero ausentes de la base de datos, no tendría nada para determinar a quién pertenece», dice Pieter Dorrestein, autor principal del estudio. Pero la química de la piel puede tener algo que decir.

En un estudio de 2015, el equipo de Dorrestein construyó modelos en 3D para ilustrar las moléculas y los microbios que se encuentran en cientos de lugares en los cuerpos de dos voluntarios adultos sanos. A pesar de que no utilizaron productos de higiene personal durante tres días antes de que se recogieran las muestras, los investigadores se sorprendieron al descubrir que las características moleculares más abundantes en la piel todavía procedían de productos de aseo y belleza, como el protector solar.

«Todos estos rastros químicos en nuestros cuerpos pueden transferirse a los objetos», dice Dorrestein. «Entonces nos dimos cuenta de que probablemente podríamos llegar al perfil del estilo de vida de una persona sobre la base de la química que podemos detectar en los objetos que utiliza con frecuencia».

Protector solar y antidepresivos

Un total de 39 voluntarios adultos sanos participaron en el nuevo estudio. El equipo recogió muestras de cuatro puntos en el móvil de cada participante -se escogió el móvil al ser un objeto que tocamos muy a menudo- y de ocho puntos en la mano derecha de cada persona, para un total de cerca de 500 muestras. Luego se utilizó una técnica llamada espectrometría de masas para detectar moléculas de las muestras. Identificaron tantas moléculas como era posible.

Con esta información, los investigadores desarrollaron un estilo de vida personalizado para el dueño de cada teléfono. Algunos de los medicamentos que detectaron en los móviles incluyen cremas antiinflamatorias y antihongos, tratamientos para la pérdida del cabello, antidepresivos y gotas para los ojos. Las moléculas de los alimentos incluían cítricos, cafeína, hierbas y especias. Ingredientes de protectores solares y un repelente de mosquitos aparecieron en los teléfonos incluso meses después de haber sido utilizados por sus propietarios, por lo que los científicos creen que estos objetos pueden proporcionar bocetos del estilo de vida a largo plazo.

«Mediante el análisis de las moléculas que han dejado en sus teléfonos, podríamos saber si una persona es mujer, utiliza cosméticos de alta gama, tintes para el cabello, su bebida de café, si prefiere la cerveza al vino, le gusta la comida picante, recibe tratamiento por depresión, usa protector solar y repelente de insectos -y por lo tanto probablemente pasa mucho tiempo al aire libre- y todo tipo de cosas», dice Amina Bouslimani, coautora del estudio. «Este es el tipo de información que podría ayudar a un investigador a reducir la búsqueda del propietario de un objeto».

Contaminantes ambientales

Dorrestein admite que existen limitaciones. En primer lugar, la lectura molecular proporciona un perfil general del estilo de vida de la persona, pero no es una huella dactilar. Para desarrollar perfiles más precisos y para que este método sea más útil, se necesitan más moléculas en la base de datos de referencia, en particular para los alimentos más comunes, prendas de vestir, alfombras, pinturas murales y cualquier cosa que entre en contacto con la gente. Realizar una base de datos como la que existe de las huellas dactilares supone un esfuerzo a gran escala que ningún laboratorio sería capaz de hacerlo por sí solo.

Más allá de la medicina forense, los investigadores creen que esta información molecular también podría ser utilizada en estudios médicos y ambientales. Por ejemplo, para evaluar la eficacia de los medicamentos en un paciente mediante el control de metabolitos en su piel. También podría proporcionar información útil acerca de la exposición de una persona a contaminantes ambientales y riesgos químicos, como una comunidad que vive cerca de una fuente de contaminación potencial.