Ideal

Los españoles tiramos cada uno a la basura 68,08 euros al año en comida

Los españoles tiramos cada uno a la basura 68,08 euros al año en comida
  • El gasto medio por persona en alimentación en nuestro país fue, durante 2015, de 1.502,9 euros

Desde octubre de 2014 hasta septiembre de 2015, los hogares españoles desperdiciaron 1.325,9 millones de kilos de alimentos, según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA). Esto supone que cada familia desaprovechó el 4.53% del total de los alimentos que compraron durante el año. Chantal Camps de Gispert, fundadora de Goodafter.com, un supermercado online que lucha contra el desperdicio alimentario, explica que “la mayoría de estos desechos son alimentos sin procesar que se tiran pensando que están en mal estado cuando la realidad es que hay bastantes alimentos que aún pueden consumirse aunque haya expirado la fecha de consumo preferente”.

Tal y como recoge el MAGRAMA, el gasto medio por persona en alimentación en nuestro país fue, durante 2015, de 1.502,9 euros. En base a estas cifras ha calculado que cada español estaría tirando a la basura 68,08 euros al año, de media, en comida. Una cantidad que en el caso de una familia de cuatro miembros equivale a 272,32 euros anuales. En este sentido, Camps de Gispert afirma que “las familias pueden reducir este coste si modifican sus hábitos y empiezan a realizar compras inteligentes a través de plataformas web como Goodafter.com en la que vendemos productos cercanos a la fecha de consumo preferente o sobrepasada la misma con descuentos de hasta el 70% evitando así que miles de toneladas de productos terminen en la basura”.

Los datos del ministerio recogen, además, que ocho de cada diez hogares tiran alimentos sin procesar y tres de cada diez desechan parte de la comida preparada. En este sentido, Camps de Gispert considera fundamental “que la sociedad entienda la diferencia entre la leyenda ‘consumir hasta’ que muestra el día que como máximo puede ser consumido ese producto y ‘consumir preferentemente antes de’ que hace referencia al plazo mínimo de consumo. Es decir, la fecha hasta la cual los productores aseguran la calidad óptima del mismo, lo que significa que aún pueden ser consumidos, pues no se pone en riesgo la seguridad alimentaria”.

Pero desechar la comida no tiene solo un impacto económico en el bolsillo de los españoles sino que, además, tiene un fuerte impacto ecológico pues, según la FAO, la huella de carbono de los alimentos que se producen y no se consumen se ha convertido en la tercera fuente de emisiones en el mundo, después de Estados Unidos y China. “Esto es sólo un ejemplo del daño que produce al medio ambiente tirar comida para cuyo proceso se han gastado terreno, agua y distintas energías, tanto en producción como en la distribución, para finalmente ser tirados a la basura”, señalan desde Goodafter.

Por último, la compañía recuerda que para evitar el desperdicio podemos aprovechar los productos cercanos a la fecha de consumo preferente, que pueden consumirse sin riesgo para la seguridad alimentaria, y adquirir productos en stock que a pesar de seguir teniendo una vida útil son desechados por los canales de venta tradicionales. “De esta manera, además de tener importantes descuentos estaremos luchando contra el desperdicio, promoviendo un consumo responsable”, finaliza Chantal Camps de Gispert.