Ideal

La espectacular 'peli-videojuego' que recrea la Alhambra llega al cine en un mes

vídeo

Michael Fassbender en una escena de ‘Assassin’s Creed’.

  • Hollywood busca nuevas ideas en el mundo de las consolas. ‘Assassin’s Creed’, que rodó escenas en el monumento granadino, ‘Uncharted’, ‘Tetris’... esperan ya su desembarco en la gran pantalla

Personajes históricos, sigilo y ‘parkour’. Son los mimbres bajo los que la desarrolladora francesa Ubisoft construyó la saga ‘Assassin’s Creed’ en 2007. Dieciséis juegos, varios libros y más de 105 millones de unidades vendidas después, la compañía prepara ahora el desembarco de la película en las salas de cine, el 23 de diciembre. Lo hará en un momento un tanto extraño para la franquicia. Quizá con la esperanza de que la cinta sacie los estómagos de tan voraces comensales, Ubisoft ha faltado por vez primera a su cita anual con los jugadores, aunque sí ha publicado un ‘remake’ de tres de sus entregas más célebres para Xbox One y PlayStation 4.

Protagonizada por Michael Fassbender y producida por Frank Marshall, veterano detrás de algunas de las películas más importantes de Steven Spielberg, ‘Assassin’s Creed’ es el último ejemplo de videojuego que recibe su adaptación al celuloide. Por si fuera poco, tiene secuencias para las que se ha recreado la Alhambra. Es innegable que detrás de un lanzamiento como éste hay una clara estrategia de marketing para tratar de llevar la marca aún más lejos. «La película es una nueva experiencia que expande y enriquece el universo, al mismo tiempo que respeta su espíritu», señala Antonio Alonso Maroto, responsable de la saga en Ubisoft España, que confía en que la cinta ayude a enganchar no solo a los jugadores sino también «a los amantes del cine».

Pero a nadie se le escapa que precisamente ‘Assassin’s Creed’, con sus saltos en el tiempo a los momentos clave de la historia de la humanidad –la película se ambienta en la España del siglo XV– y su relato de la lucha entre la orden de los asesinos y la de los Templarios, es una de las sagas más cinematográficas. «No es el típico juego de disparos», señalaba en una entrevista el realizador de la cinta, Justin Kurzel. «Tiene un corazón y una historia. La idea de los recuerdos, de que nos componemos de quien está dentro de nosotros, ya que tenemos el ADN de nuestros antepasados, y de que podemos tener acceso a esos ancestros es algo muy humano y tremendamente poderoso», resumía entonces.

‘Assassin’s Creed’ no es el único videojuego que contará en breve con una adaptación al cine. Tras el paso de ‘Warcraft: El origen’ por las pantallas y con el estreno pendiente para enero de ‘Resident Evil: el capítulo final’, la atención se centra ahora en ‘Uncharted’, que empezará a rodarse en marzo. Pocas series mezclan de forma tan acertada el humor con la aventura palomitera como la de Naugthy Dog, así que la elección de Shawn Levy, autor de películas como ‘Noche en el museo’, no podría ser más acertada. Por si fuera poco, clásicos como ‘Tetris’ y ‘Mortal Kombat’ contarán en breve con su adaptación, un ‘reboot’ en el caso del juego de lucha.

Hubo un tiempo, cuando el videojuego daba sus primeros pasos, en el que el camino era exclusivamente unidireccional. El cine inspiraba cientos de juegos, tantos que era difícil encontrar un ‘blockbuster’ sin su correspondiente adaptación a consola u ordenador. Pero algo cambió en 1993, cuando la peculiar adaptación de ‘Super Mario Bros.’, que en poco o nada recordaba a la obra de Shigeru Miyamoto, se estrenó en los cines. Después llegarían títulos como ‘Double Dragon’, ‘Prince of Persia: las arenas del tiempo’ y sagas como ‘Resident Evil’ o ‘Tomb Raider’.

Desde entonces la relación entre ambos medios ha sido intermitente y no siempre beneficiosa, pero algo está cambiando. Eso, al menos, sostiene José María Villalobos, autor del libro ‘Cine y videojuegos. Un diálogo transversal’. Asegura el experto que ahora los estudios de videojuegos se están implicando más en la creación de las películas. «Ese mimo por el detalle que tienen las desarrolladoras aporta mayor fidelidad al universo y las reglas del videojuego en el que se basan», comenta.

Hay otro aspecto aún más curioso y es que «ciertas películas están asimilando el lenguaje del videojuego». El autor del libro pone como ejemplo ‘Gravity’, de Alfonso Cuarón, una cinta que aboga por «eliminar lo superfluo de la narración y abusa de los planos secuencia y de la vista en primera persona tan habitual de los ‘shooters’». Otros ejemplos como ‘Crank’, ‘Oldboy’ –el plano secuencia de la pelea en el pasillo podría formar parte de cualquier ‘yo contra el barrio’ como ‘Final Fight’ o ‘Cadillac & Dinosaurs’– y ‘Rompenieves’ no sólo se apropian del lenguaje del videojuego «de forma natural» sino que en algunos casos «consiguen pervertirlo, llevándolo más lejos». Afirma Villalobos que esta relación sólo puede ir a más: «Hollywood tiene una necesidad, está buscando nuevos productos y más ahora que comienza a haber una saturación de superhéroes».