Ideal

¿Por qué no deberías beberte el vaso de agua que dejaste ayer junto a la cama?

  • Se trata de una práctica usual entre muchos de nosostros pero no es nada recomendable. Estas son las causas

Casi con total seguridad que a lo largo de sus vidas lo han hecho alguna vez que otra: llevarnos un vaso de agua a la hora de dormir para dejarlo al lado de la cama o sobre la mesilla de noche es una costumbre muy extendida.

Sin embargo, hay una cosa al respecto que deben saber: no hay que beberla al día siguiente al despertar cuando han pasado varias horas, algo que habitualmente sí suele pasar. Según varios estudios relacionados con este comportamiento, aunque el agua no posee ningún tipo de proteínas ni azúcares, cuando la dejamos reposar durante muchas horas se depositan en ella una serie de bacterias y partículas que pueden resultar nocivas para nuestra salud.

En este punto, lo que ocurre es que cualquier partícula que circula por el aire como polvo, bacterias y toxinas, se depositan en ella durante la noche.

Un estudio elaborado por el John Hopkins University Water Institute asegura que el agua que permanece al aire libre atraviesa un proceso de invasión de microorganismos a lo largo de la noche. Entonces, a temperatura ambiente, estas partículas empiezan a multiplicarse rápidamente, haciendo que si la bebemos estemos ingiriendo una mezcla de gérmenes.