Ideal

Las verdades y mentiras de la Superluna: ¿qué veremos realmente?

  • Esta noche tiene lugar uno de los acontecimientos astronómicos más importantes de las últimas décadas

Esta noche, la del 14 de noviembre, tiene lugar un acontecimiento astronómico que no se producía desde enero de 1948. Se trata de la mayor Superluna que se produce en los últimos 70 años, dada su proximidad a la Tierra durante esas horas. Concretamente, los aficionados a los astros podrán observar la luna un 14% más grande de lo habitual y un 30% más luminosa. Pero, ¿es cierta toda la información que circula? ¿Qué veremos realmente en España?

¿Por qué se produce la Superluna?

Al parecer, el origen de este fenómeno está en la órbita elíptica de la luna, de la que la Tierra se encontrará 48.280 km más cerca ese día que cuando se encuentra en el punto más lejano. El resultado: una luna mucho más grande y, sobre todo, mucho más brillante. La luna llena no se volverá a ver tan cerca de la Tierra hasta el 25 de noviembre de 2034.

¿Cuándo es el mejor momento para verla?

Según recoge National Geographic, en España alcanzará su máximo apogeo a las 14:52 horas de la tarde, es decir, en pleno día. Esto provoca que en nuestro país, por su posición geográfica, no vayamos a disfrutar del fenómeno en su máximo esplendor. No obstante, la mejor hora para verla es justo cuando se produce la puesta de sol, es decir, en torno a las 18:30 horas.

¿Qué podemos hacer para verla mejor?

Aunque el pasado 14 de septiembre tuvo lugar una Superluna y el 14 de diciembre también se repetirá el fenómeno, lo cierto es que la que podremos observar durante la víspera del 14 de noviembre será mucho más especial, ya que se completará en dos horas, aproximadamente, lo que incrementará la sensación de que la luna es mucho más grande. Para poder observarla, los expertos aconsejan desplazarse a un lugar agradable y oscuro, alejado de la luz de la ciudad.

¿Cuál es el mejor sitio para verla en Granada?

En medio de la Sierra de Loja se esconde una finca de 350 hectáreas. En ella se alza el Barceló La Bobadilla, un reducto del ocio slow que permite perderse entre sus olivares y disfrutar del fenómeno de una forma inolvidable.