Ideal

Nace la primera cría de tiburón cebra en el zoo de Tenerife

Nace la primera cría de tiburón cebra en el zoo de Tenerife
/ EFE
  • Udra ha venido al mundo por medio de una cesárea al huevo para permitir que pudiera salir sin problemas

Udra es el nombre que ha recibido la primera cría de tiburón cebra (Stegostoma fasciatum) que nace en el Loro Parque de Tenerife, ha informado el zoológico, que, en un comunicado, señala que la cría está en perfecto estado de salud.

Con un peso de 72 gramos y 27 centímetros de longitud, Udra ha nacido por medio de una cesárea al huevo para permitir que pudiera salir sin problemas, dado que, si hubiera nacido en el mar, al ser su madre primeriza los primeros huevos fértiles tendrían posibles problemas para eclosionar, se explica en el comunicado.

Udra nació el 24 de octubre pasado y con una evolución óptima en la actualidad se alimenta de pequeños trozos de langostino, mejillón, merluza y chipirón que recibe en cantidades que no superan el 4 por ciento de su peso corporal.

Sus padres, Marylin y Elvis, conviven en el acuario con otra pareja de tiburón cebra, y, según agrega el zoológico, estos animales pueden medir hasta tres metros y medio, y tienen un cuerpo de color crema con un moteado oscuro que les permite pasar desapercibidos cuando descansan en los fondos arenosos del mar.

Los tiburones cebra tienen una cabeza ancha y aplanada, con la boca en posición ventral, que le permite escarbar los fondos en busca de pequeños animalillos, mientras que la cola ocupa casi la mitad de la longitud total, y tiene unos poderosos músculos laterales.

El nombre común de estos animales se debe a las rayas que presentan los juveniles, que se transforman en puntos cuando se hacen adultos.

Es un nadador bastante lento, pero escurridizo y no persigue sus presas, sino que las arrincona en pequeños espacios y usa su gran cuerpo flexible para evitar que puedan escapar, añade el zoológico.

La mandíbula está en la parte ventral de la cabeza, con la característica de que puede ser retractada hacia el interior, lo cual hace que el tiburón se vuelva más aerodinámico.

A pesar de que al colocar su mandíbula en esa forma logra nadar a mayor velocidad, sigue siendo un animal lento, pero esa velocidad extra puede ser vital cuando escapa de depredadores, y durante la caza de presas, indica Loro Parque.

Según el zoológico, la labor que se lleva a cabo en la reproducción y cría del tiburón cebra es esencial para aportar más información a la hora de conservar y garantizar el bienestar de especies amenazadas como los angelotes (Squatima squatima), que es el más amenazado del mundo, y el tiburón martillo (Sphyrna sp.).