Ideal

La guerra convertida en un juego

La guerra convertida en un juego
  • 15 jinetes cabalgan formando una línea horizontal que no rompen ni al frenar para disparar justo en el mismo instante

El prestigioso Salón del Caballo de El Jadida, en la costa atlántica, incluye cada año la Tbourida, una exhibición que rescata los ancestros de la equitación, de cuando las batallas se realizaban a caballo. Las sorbas, un grupo de jinetes de cada región de Marruecos, se visten con los trajes tradicionales, se aúpan a lomos de un buen caballo árabe, galopan sin romper la línea y, recorridos cerca de 200 metros, disparan todos al unísono de manera que parece sonar un solo tiro. No es un deporte. Los jueces valoran su actuación, la belleza de sus vestimentas y hasta el porte de sus monturas. Es un arte cultural y marcial donde se tienen en cuenta todos los detalles. Desde las jaimas donde se agrupan los jinetes de las sorbas hasta las sillas de montar, que reflejan la artesanía de cada región. La Tbourida, que también se denomina Fantasía, se desarrolla en una amplia explanada del salón del caballo, un certamen que cuenta con el respaldo del rey de Marruecos, Mohammed VI.

Otro disparo igual de certero

Si la Tbourida es un arte, tomar fotos de este ejercicio marcial no anda muy lejos. La fotoperiodista Lisa Abraham es una experta en caballos árabes que jamás olvidará el día que presenció este espectáculo. Abraham, que se dejó aconsejar por los fotógrafos locales, únicos atrapando el momento justo del disparo, descubrió al contemplar sus imágenes el enorme dramatismo que reflejaban los rostros de jinetes y caballos.