Ideal

El grave error de colocar papel higiénico en la taza de un váter público

El grave error de colocar papel higiénico en la taza de un váter público
  • La capacidad para absorber del material también incluye a bacterias y gérmenes que circulen por las inmediaciones del inodoro

Quien más y quien menos se ha visto con la necesidad imperiosa de acceder a un baño público para satisfacer sus necesidades. También existe ese tipo de persona que se muestra incapaz por los posibles problemas de salud que podrían derivar de ello. Sin embargo, cuando la necesidad es urgente, se requiere hacer un esfuerzo. El recurso más utilizado suele ser el de tapar la taza del inodoro con papel higiénico, ¿verdad? Pues sepan que es un error de peso.

Y es que el papel está diseñado para atraer esas bacterias y gérmenes con la intención de que queden adheridos al mismo. Si se coloca, los genitales entran en contacto directo con esos microorganismos lo que puede derivar en una infección que puede resultar sumamente desagradable.

Además, cabe destacar, según recoge el portal ‘Cribeo’ de ‘La Vanguardia’, cuando se tira de la cadena los gérmenes pueden dispararse hasta a dos metros de distancia por medio del aire. El problema puede estar casi asegurado.

Y es que la propiedad de adhesión que incluye el papel higiénico puede ser nuestro mejor aliado, pero también el peor. En su momento, en China en el siglo VI, se le otorgó la función de limpiar el cuerpo de impurezas aprovechando la esa capacidad absorbente. Hoy los encontramos con diferentes aromas, lociones y hasta texturas curiosas, pero la función es idéntica. Sea como fuere, es inútil. Por ello, antes de postrarte en el ‘trono’, valora si puedes aguantar o no hasta llegar a casa. Puedes agradecerlo de por vida.