Ideal

Cementerios o columbarios, lugares idóneos para depositar las cenizas de un difunto según el Vaticano

Cementerios o columbarios, lugares idóneos para depositar las cenizas de un difunto según el Vaticano
  • En España son muchas las parroquias que cuentan con áreas concretas para albergar los restos de los fallecidos y evitar guardarlos en casa o arrojarlos en algún otro lugar

En los últimos días ha trascendido la publicación del nuevo documento por parte del Vaticano donde se recordaba la normativa sobre la sepultura de los fallecidos y la conservación de las cenizas. El mismo recoge que, “siguiendo la tradición” es preferible que el cuerpo del difunto sea sepultado “en lugares sagrados o cementerios” para mostrarles “mayor a precio”. Aclara que la cremación “no queda prohibida” salvo que se escoja por razones contrarias a la doctrina cristiana.

Si se optara por tal posibilidad, insisten en que permanezcan en un lugar sagrado, un cementerio o en las áreas habilitadas en las iglesias para tal efecto. En España son muchas las parroquias que cuentan con un espacio para ello. Son columbarios que pueden suponer hasta 3000 euros por una treintena de años.

Según la explicación del portal ‘Columbarios Parroquiales’ que recoge ‘ABC’, son espacios donde se pueden incluir las cenizas de hasta cuatro difuntos. El coste varía dependiendo del templo. En una iglesia de una ciudad media, un nicho en el columbario puede costar medio millón de las antiguas pesetas por un plazo de 30 años. En caso de no ser prorrogable las cenizas pasarían a un depósito común digno dentro de las instalaciones.

El coste en templos reconocidos como catedrales se ve incrementado, pero también existen algunos gratuitos. Es el caso de la parroquia Santa María Soledad Torres Acosta, en Madrid. El emplazamiento está destinado a niños, jóvenes y personas dependientes desde temprana edad.

Sin embargo, el Código de Derecho Canónico, exactamente en el canon 1242, prohíbe la sepultura de cadáveres en las iglesias salvo que sea el cuerpo del Romano Pontífice, cardenales u obispos diocesanos.