Ideal

Una cuna inteligente que inmoviliza a los bebés levanta la polémica

Una cuna inteligente que inmoviliza a los bebés levanta la polémica
  • La cuna inteligente incluye micrófonos que captan el sonido cuando el bebé rompe a llorar, activando de inmediato un sistema que mece al niño con distintas velocidades

Harvey Karp y Yves Héhar han inventado una cuna inteligente que inmoviliza a los bebés para garantizar un sueño placentero y sin interrupciones a los padres. Se trata de un artilugio, pensado por un pediatra y un diseñador, que cuenta con un saco fijado a los laterales de la cuna, dejando al niño sin posibilidad de realizar movimientos y que sólo permite una posición.

Además, la cuna inteligente incluye micrófonos que captan el sonido cuando el bebé rompe a llorar, activando de inmediato un sistema que mece al niño con distintas velocidades y que emite sonidos relajantes.

Aunque no parece nada cómodo, los promotores de este invento aseguran que los bebés recién nacidos sólo tardan un día en acostumbrarse y los niños con edad superior a dos meses pueden tardar, como mucho, cinco días en adaptarse. Estas afirmaciones están basadas en los experimentos realizados con 200 bebés.

El artilugio tiene un precio de 1.160 dólares y se puede adquirir en la página web de la empresa. No obstante, este invento no ha convencido a los consumidores, que no confían en que pueda ser beneficioso para sus hijos y que creen que podría perjudicar a la creación de vínculos con los progenitores.