Ideal

Una embarazada tiene que elegir entre salvar la vida de su hermano o de su hijo no nacido

Una embarazada tiene que elegir entre salvar la vida de su hermano o de su hijo no nacido
  • Los médicos le dijeron que la única forma de que el hombre sobreviviera era donándole su médula osea

En la ciudad china de Hangzhou tuvo lugar uno de esos casos médicos que saltó a la primera línea de la actualidad informativa del país asiático. Unos médicos plantearon a una joven embarazada una cruel disyuntiva: salvar a su hermano mayor o a su hijo, todavía no nacido.

Según los galenos, la única forma de salvar a Yang Jun, al que diagnosticaron en 2015 un linfoma, era que Yang Li, de 24, y embarazada entonces de 12 semanas, le donara médula osea.

Los médicos informaron a la joven de que el trasplante podría causar daños graves en su feto. Y finalmente lo que hizo fue abortar.

Según informa Daily Mail, el hospital realizará el trasplante tan pronto como el cuerpo de Yang Li se encuentre recuperada del aborto.