Ideal

¿Cómo pagar un IVA reducido en reformas de la vivienda?

¿Cómo pagar un IVA reducido en reformas de la vivienda?
  • Existen cuatro normas que deben cumplirse para ello y algunos 'trucos' que al final puede derivar en un sobrecoste si no se valoran presupuestos

¿Estás planteándote una reforma en casa, pero desconoces por cuánto te saldrá? Existen muchas dudas acerca del coste que puede suponer cualquier modificación, también en los impuestos a los que habrá que hacer frente. A la mayoría se les puede aplicar un IVA reducido del 10 por ciento en lugar de un 21 sobre el presupuesto global pero para ello habrá que cumplir cuatro normas fundamentales.

Nos referimos a que el cliente facture a nombre de persona física; la vivienda sea de uso particular (no alquiler); la vivienda tenga más de dos años y que el coste de los materiales sea nulo o no exceda del 40 por ciento.

Así las cosas, si la reforma que se pretende llevar a cabo se centra sólo en un cambio de ventanas de tu residencia habitual, que tiene más de dos años y lo vas a pagar tú como persona física y no como jurídica (empresa), cumplirías con los puntos. Pero los materiales suelen ser más costosos que la propia ejecución para fijarlas.

Por ejemplo: si cuesta 300 la ventana libre de impuestos y su instalación 100 euros también exentos, se debería aplicar el 21 por ciento de IVA ya que las ventanas cuestan más del 40 por ciento del total de la obra (400 euros resultantes de la suma de los dos conceptos anteriores).

Otra cosa bien distinta es que decidas comprar las ventanas por tu cuenta y solicitar la instalación propia a un especialista. No aparecería en su factura material alguno sino la mano de obra. Todo depende de las cantidades que se manejen. Sería cuestión de estudiar el mercado y el ofrecimiento del especialista, porque puede resultar más económico abonar el 21 por ciento de IVA a fin de cuentas.

Temas