Ideal

La piña perfecta

La piña perfecta
/ REUTERS
  • Es la colla castellera de Vilafranca, que acaba de ganar su octavo título consecutivo en Tarragona después de levantar un ‘castell’, una torre humana, de diez alturas

Su color, el verde, les identifica. Es la colla castellera de Vilafranca, que acaba de ganar su octavo título consecutivo en Tarragona después de levantar un ‘castell’, una torre humana, de diez alturas. La imagen aérea plasma la perfección de la base, la ‘pinya’ (piña), una serie de cordones concéntricos formados también por personas.

Su misión es doble. La primera es dar soporte a la torre. Son como un contrafuerte. Pero tiene un segundo cometido, ejercer de ‘colchón’ si se produce una caída o se desmorona el ‘castell’.

La colla de castellers de Vilafranca, en la comarca tarraconense del Penedés, lleva elevándose hacia el cielo desde 1948. Esta práctica se ha desarrollado en Cataluña desde el siglo XVIII, aunque la introdujeron los valencianos que viajaban hasta Tarragona para vender sus productos, y sigue bien arraigada como una de sus señas de identidad.

El ‘cap de colla’, el jefe, es Toni de Lloret, un hombre que explicó que el domingo se sintió como Russell Crowe en ‘Gladiator’ cuando pasa revista entre sus oficiales antes de una batalla. Esta afición tiene su riesgo, pero ninguna colla olvida un lema: Fuerza, equilibrio, valor y cordura.