Ideal

Operan a unos siameses unidos por la cabeza para separarlos

Anais y Jadon McDonald.
Anais y Jadon McDonald.
  • Sus padres insisten en que los bebés son perfectos, y por eso quieren que sus hijos puedan llevar una vida normal

Cuando a Nicole le dijeron que tendría gemelos, pero estarían unidos por la cabeza decidió seguir adelante con su embarazo, que por aquel entonces sólo contaba con 17 semanas. "Había oído sus corazones latir, mi trabajo como madre era darles la vida", explicó la hoy mamá.

Anais y Jadon McDonald, que nacieron en 2015 en Chicago, fueron operados el pasado jueves en Nueva York. Sus padres insisten en que los bebés son perfectos, y por eso quieren que sus hijos puedan llevar una vida normal. La cirugía, que cuesta dos millones de euros, implicaba grandes riesgos, como la muerte o daño cerebral de largo plazo para uno o los dos pequeños.

El cirujano plástico Oren Tepper fue el encartado de reconstruir los cráneos de los niños y de cerrar las aberturas de la cabeza. Tepper confesó antes de entrar en quirófano que "va a ser emocionante separarlos, pero la satisfacción final vendrá cuando entreguemos a sus padres a los pequeños por separado". Las primeras 72 horas después de la operación, serán las más peligrosas.

El caso de gemelos craneópagos se da en uno entre 2,5 millones de nacimientos. Aproximadamente el 40% de éstos mueren antes del parto.