Ideal

¿Por qué no existe un Premio Nobel de Matemáticas?

¿Por qué no existe un Premio Nobel de Matemáticas?
  • Un rumor apunta a que la esposa de Alfred Nobel le fue infiel con un matemático, ¿tuvo algo que ver? | Física, Química, Medicina o Fisiología, Literatura y Paz son las cinco categorías

Los prestigiosos Premios Nobel tienen su origen en el testamento del inventor Alfred Nobel, cuya última voluntad fue llevada a cabo con la máxima fidelidad posible. Después de fallecer se creó la fundación que lleva su nombre con el objetivo de cumplir esta última voluntad y para administrar el legado del científico. Física, Química, Medicina o Fisiología, Literatura y Paz fueron las cinco categorías que Nobel quiso que fueran incluidas en estos premios.

Además, el inventor dejó expresamente indicado que sería la Real Academia Sueca de las Ciencias, el Instituto Karolinska, la Academia Sueca de Literatura y el Parlamento Noruego los que decidieran los nombres de los premiados en cada una de las categorías. No fue hasta 1968 cuando se incluyó la categoría de Economía, de la mano del Banco Central, gracias a la cual se ha llegado a distinguir a varios matemáticos. Pero después de que le fuera concedido a John Nash, la Fundación decidió no incluir nuevos premios.

En definitiva, la inexistencia en la actualidad de un Premio Nobel de matemáticas tiene que ver con la decisión individual del propio Alfred Nobel.

No obstante, existe un mito sobre el por qué no existe esta categoría. Según se especula, la mujer de Nobel le fue infiel con un matemático, algo que es absolutamente falto, puesto que el científico nunca estuvo casado. Ni si quiera ocurrió algo parecido con ninguna de las relaciones sentimentales que mantuvo a lo largo de su vida.

Por otro lado, existe otra versión que afirma que la razón por la que Nobel no quiso incluir el premio, radica en una mala relación del inventor con el matemático Gösta Mittag-Leffler. No obstante, los matemáticos suecos Gårding y Hörmander desmintieron esta versión, asegurando que apenas tuvieron contacto.

Estos científicos aseguran que, simplemente, “el pensamiento de un premio en matemáticas nunca entró en la mente de Nobel”.