Ideal

Mueve el dedo justo antes de que la desconecten de la máquina de soporte vital

Mueve el dedo justo antes de que la desconecten de la máquina de soporte vital
  • La joven llevaba en coma varias semanas a raíz de un accidente de coche que le causó la ruptura de varios huesos del cuello

Sam Hemming, de 22 años, sufrió un terrible accidente de coche que la dejó con numerosos huesos rotos del cuello y que también provocó que perdiera la oreja. A pesar de que los médicos le practicaron varias operaciones, finalmente tomaron la decisión de inducirla al coma.

La joven pasó varias semanas en coma, pero conforme pasaban los días los médicos perdían las esperanzas de que despertara, así que aconsejaron a la familia que desconectaran a la chica de la máquina de soporte vital para que pudiera morir en paz. Aunque en un primer momento, sus padres se mostraron reacios, finalmente decidieron que era lo mejor para su hija, por lo que dieron permiso a los médicos para que la desconectarán.

Sin embargo, cuando todo parecía imposible y el adiós era inevitable, la madre de Sam notó que su hija movía un dedo, por lo que gritó inmediatamente para que no apagaran la máquina de soporte vital, tal y como recoge Daily Mail.

Afortunadamente, la joven siguió conectada a la máquina y en una semana empezó a respirar sin necesidad de ella, recuperándose así contra todo pronóstico pasadas ocho semanas y abandonando el hospital para vivir de nuevo junto a su familia.