Ideal

Con el hambre a cuestas

Con el hambre a cuestas
  • La situación es límite en este estado con 4,7 millones de habitantes

Los niños son los más débiles

La hambruna forma parte del paisaje en Maiduguri, la capital del estado de Borno, al noreste de Nigeria, una zona donde la población vive desplazada y en unas condiciones miserables por los ataques de Boko Haram contra el ejército. La situación es límite en este estado con 4,7 millones de habitantes. En verano, Naciones Unidas alertó de que decenas de miles de niños sufren un riesgo inminente de perder la vida por desnutrición. Maidiguri, a unos cien kilómetros del lago Chad, está desbordada. No para de recibir desplazados y no hay hospitales ni médicos suficientes para atender a una población que necesita «urgentemente», según Médico Sin Fronteras, comida, atención sanitaria, agua potable y refugio. En otras localidades del estado de Borno, como Bama, una ciudad fantasma donde solo se puede circular con escolta militar, o Monguno, donde sus vecinos no reciben atención médica desde 2015, las tasas de mortalidad son muy elevadas y el 15% de los niños sufre desnutrición aguda.

Sufrimiento en la cuenca del Chad

La cuenca del lago Chad sufre una de las mayores crisis humanitarias de África con más de 2,7 millones de personas desplazadas de Nigeria, Níger, Chad y Camerún. Solo en 2015, el personal de Médicos Sin Fronteras proporcionó más de 344.000 consultas, trataron a 13.000 niños desnutridos y vacunaron a más de 58.500 personas contra el cólera. La malaria y las infecciones de piel son otras amenazas.