Ideal

El truco para evitar los atascos en el fregadero y acabar rápidamente con ellos

El truco para evitar los atascos en el fregadero y acabar rápidamente con ellos
  • Sólo cuando el problema se haya agravado más de la cuenta, se recomienda usar un desatascador

Cuidar de un hogar no es una tarea fácil, sobre todo, para aquellos que se acaban de emancipar. Los continuos atascos en el fregadero son un buen ejemplo de esos contratiempos que nos hacen la vida diaria un poco más difícil. No obstante, existen algunos trucos para evitar que la situación se repita de manera continua.

Para empezar, procura que no caigan restos de comida u otros residuos en el fregadero. Asegúrate antes de echar los platos en remojo de que todos los restos han acabado en la basura. Además, puedes usar un colador de fregadero para que los residuos más grandes no consigan entrar en las cañerías.

En cuanto a los restos de aceite, pueden llegar a obstruir las tuberías y a actuar en ellas como una especie de pegamento. Intenta limpiar las sartenes con papel absorbente y vierte dos veces al mes una olla de agua caliente y sal por las cañerías, para limpiarlas y arrancar la suciedad.

Las hojas de las verduras, los restos del café y la mantequilla, entre otros, también pueden atascar el fregadero si se acumulan en la tubería cuando fregamos los cacharros. Hay que evitar que éstos lleguen a su interior, pero en el caso contrario podemos usar vinagre, sales de fruta o bicarbonaro para limpia el desagüe. Sólo tenemos que verterlo y esperar unos 15 minutos a que los productos hagan efecto. Después echaremos agua hirviendo para terminar de limpiar.

Sólo cuando el problema se haya agravado más de la cuenta, se recomienda usar un desatascador. Para ello, podemos llenar el fregadero con un poco de agua templada y después hacer uso de esta herramienta, realizando movimientos rápidos de arriba hacia abajo.