Ideal

«Los maridos de mis lectoras están contentos»

«Los maridos de mis lectoras están contentos»
  • Dicen que Audrey Carlan ha escrito el nuevo ‘50 sombras de Grey’. Esta ama de casa ha vendido dos millones de ejemplares de ‘Calendar Girl’, una suerte de porno con argumento que ella define como novela romántica

La primera ley de la mecánica del ‘showbusiness’ de masas dice que si algo funciona, pronto hay un nuevo eso. Ahora dicen que ‘Calendar Girl’ es «el nuevo ‘50 sombras de Grey’», una saga de cuatro libros que promete una historia «sexy, dulce y tan caliente que los libros se podrían fundir». Los ha escrito Audrey Carlan, una ama de casa californiana que se autoeditó los libros, que firmó un contrato con una editorial y que ahora ha colado más de dos millones de ejemplares en 17 países. La historia comienza con Mia, una chica que ya no cree en el amor y cuyo primer novio fue Taylor, un musculoso jugador de baseball «que tenía la picha... como un cacahuete».Paciencia. En la historia de Mia, una chica que paga la deuda de juego de su padre haciendo de chica de compañía, las hay de todos los colores. Aunque apunta maneras de novelización previsible del fontanero de las pelis porno, de caricatura genital, Carland asegura que lo suyo es novela romántica... y de pronto llega Wes, un surfista de músculos húmedos y traje de neopreno, y le dice «te la voy a meter tan profundamente que la vas a notar en la garganta». Ahora se publican en España de la mano de Planeta y espera repetir el éxito.

– ¿Cómo se hizo autora de best seller?

– Soy una mamá. Trabajo en cooperación en California buscando fondos. Escribía libros por la noche, eso es todo.

– Y entonces...

– Siempre me había gustado escribir: cartas, temas de marketing... Me leí ‘50 sombras de Grey’ y pensé en su autora: una mujer que sale de su vida dentro del mundo de la empresa y de pronto escribe una historia de amor y tiene éxito. Yo creía que podía suceder, aunque no creía que iba a ser tan famosa. Había publicado seis novelas cuando me llamaron de Whaterhouse Press para firmar un contrato. Pensé que me estaban tomando el pelo. En un buen mes vendía algunos miles. Después, el primer mes vendí cinco veces más, el siguiente, diez veces más. A la semana, era número uno en la lista de best sellers del ‘New York Times’.

– Mia se mete a chica de compañía. ¿Tiene algo de autobiográfica esta historia además de los ojos de la protagonista entre verdes y amarillos?

– En su lealtad a la familia y en su fuerza para trabajar. Y tenemos el mismo tatuaje.

– ¿Cómo es?

–Dice: ‘Confía en el viaje’.

– Ser ‘escort’ no es el sueño de su vida, entonces.

– En realidad es una faceta muy pequeña de la historia, una excusa para que vaya de un lado a otro y gane dinero. Yo no quiero ser prostituta porque Mia no cree en el amor, pero yo sí.

–¿Está inspirado en sus fantasías?

– No todo.Si pones demasiado de ti misma, el personaje no es creíble.

– Dice que el mundo está necesitado de amor.

– El mundo se mueve alrededor del amor. O debería, al menos. Las mujeres se sienten motivadas por el amor. Aman a la gente, la ropa, las cosas bonitas.

Feministas enfadadas

– Igual hay mujeres con un punto de vista más feminista que no están de acuerdo con esa visión.

– Muchas feministas me han escrito enfadadas después de leer el primer libro. Les digo que sigan leyendo y algunas en el cuarto se sorprenden.

– En la promoción del libro habla continuamente de lectoras. ¿Por qué?

– Supongo que querrán dirigirse al público mayoritario de las novelas, que es femenino en un 91%.Aunque los maridos están muy contentos con el libro. El mío dijo que ‘50 sombras de Grey’ es el mejor libro de la historia. Los novios salen muy beneficiados.

– ¿También le escriben los maridos?

– Me mandan muchos mensajes. Me parece muy bien que las mujeres lean el libro, se exciten y después lleguen a casa y busquen el sexo con ellos.

– Existe la imagen de que el sexo es más sofisticado emocionalmente para las mujeres que para los hombres y de pronto aparece el surfero en su novela y se quita el traje y saca músculo, y lo de la garganta.

– Estoy de acuerdo. Que sea íntimo y que haya una conexión profunda. Para hacer sentir cosas hay que utilizar un lenguaje explícito que sea turbador. Que la persona sienta algo.

– Dicen que usted escribe porno ‘soft’ y usted, que novela romántica.

– La diferencia es que en el porno, si eliminas el sexo, no queda nada y en la novela romántica erótica queda la historia. Lo mío es una historia de amor en un bosque sexual. El sexo es muy gráfico.

– ¿Qué le parece la prostitución?

– Mi personaje no es prostituta, porque ella elige si quiere acostarse o no con su cliente. En cuanto a la prostitución, soy partidaria de que cada uno haga con su cuerpo lo que le dé la gana.El Gobierno no tiene nada que decir en eso.

– ¿No es prostitución bien vista que una modelo de 22 esté con un millonario de 80?

– Que haga con su cuerpo lo que quiera, aunque las razones sean execrables. No soy partidaria de las mujeres trofeo. Mia vive una de estas situaciones.

– ¿Cómo lleva la fama?

– Sigo yendo al colegio, sigo poniendo lavadoras y sigo lavando los platos y acostándome en la misma habitación en la que no hay nadie para hacerme una foto.Estoy desligada de la fama salvo en el momento de las entrevistas.